Imprimir
Debido a la continua subida de precio que ha experimentado la vivienda en los últimos años, el gobierno siempre ha hablado de “planes de choque” y distintas medidas aparentemente maravillosas con los que nos han querido hacer creer que todo el proble Debido a la continua subida de precio que ha experimentado la vivienda en los últimos años, el gobierno siempre ha hablado de “planes de choque” y distintas medidas aparentemente maravillosas con los que nos han querido hacer creer que todo el problema se solucionará como por arte de magia, pero todos los planes que se han aprobado año tras año no han servido absolutamente para nada, ya que todos vemos como el precio ha seguido subiendo vergonzosamente sin parar.

Entre 1980 y 2001 en el Estado español el precio de la vivienda subió un 726% según The Economist. Según un estudio de La Caixa el precio de la vivienda de 1998 a 2003 subió un 91,6%, el triple que la renta familiar, según este mismo estudio la familias dedican un 55,3% de su renta a pagar la vivienda. En el año 2001 el precio del metro cuadrado subió un 16% y en el año 2003 un 16,6%. Durante los últimos cinco años el precio de la vivienda subió 18 veces más que el poder adquisitivo de los trabajadores, según informe del Instituto Nacional de Estadística. Este estudio señala que el precio medio de la vivienda subió entre 1999 y 2003 un 80,25% al pasar el metro cuadrado de costar 792,29 euros a 1.428,16 al finalizar el año 2003. Entre junio del 2003 y julio del 2004 la vivienda ha subido un 18,8% Así no resulta raro que el Estado español sea el país en el cual sus habitantes realizan el mayor esfuerzo económico de los países de la OCDE para pagar una vivienda.

El Ministerio de la Vivienda publicó recientemente que el metro cuadrado construido para vivienda, tanto en nuevas como usadas, subió un 17,42% es el segundo trimestre del año 2004, y en este mismo período del año 2003 subió un 18,7%. Según los datos de la Estadística Registral inmobiliaria el precio de la vivienda en el 2004 subirá mas de un 14%, según este mismo organismo el coste medio de la hipoteca mensual es de 635 euros, y sólo en Extremadura (donde la vivienda está mas barata) la duración media de pago es de 26 años, una carga económica insoportable para cientos de miles de jóvenes y familias trabajadoras en un país donde el salario mínimo aún no llega a 600 euros. Según datos del Banco de España la deuda financiera de las familias marco un máximo histórico en junio de 2004, llegando a la cantidad de 555.514 millones de euros, lo que supone mas del 70% del PIB, es decir que las familias trabajadoras casi han triplicado sus deudas desde 1996, ya que en aquel año la deuda se situaba en 200.000 millones de euros, un 43,3% del PIB.

Los ocho millones de jóvenes (entre 16-34 años) que estamos en edad de trabajar vemos que sólo podemos comprar una vivienda endeudándonos durante décadas, y esto en el mejor de los cosas siempre y cuando un banco te conceda un crédito, y todos sabemos que los bancos no conceden ningún tipo de préstamo sin tener una nómina decente y un empleo fijo, requisitos que no es común que tengamos los jóvenes. Así, no nos resulta raro que el 65% de la población no pueda hacer frente a los precios del más de medio millón de viviendas que se construyen cada año

La realidad es que los capitalistas que se dedican a la construcción son un freno para que los jóvenes y familias trabajadoras accedan a una vivienda, en el Estado español existen suficientes metros cuadrados urbanizables para construir siete millones de viviendas, el problema es que los terrenos suelen estar en manos de adinerados capitalistas que solo se preocupan en lavar dinero negro, especular y sacar el máximo beneficio al coste que sea (incluso comprando a diputados como Tamayo). Tenemos que presionar al gobierno del PSOE para que apueste por autenticas reformas sociales a favor de los jóvenes y trabajadores realizando una política económica y social radicalmente distinta a la del Partido Popular, que es la razón por la que fue votado.

Desgraciadamente la política del gobierno del PSOE respecto a la vivienda no plantea grandes diferencias con la del PP, la teoría de la ministra de vivienda Maria Antonia Trujillo se basa en que dado que los pisos están tan caros, lo que tenemos que hacer los jóvenes es dejar de soñar en cosas inalcanzables y vivir en un piso de alquiler, de hecho el pasado 18 de diciembre dijo que “nunca he pensado que mi reto sea abaratar el precio de la vivienda”.

Para abaratar el precio de la vivienda hace falta un verdadero plan que se base en la nacionalización de las empresas constructoras bajo control obrero y en la municipalización del suelo urbano bajo control democrático de los trabajadores para acometer la construcción de las viviendas necesarias. El PSOE tiene que decidir: o con los jóvenes y trabajadores que padecemos la lacra de la precariedad laboral y viviendas por las nubes o con los grandes banqueros y capitalistas, si Zapatero se decanta por estos últimos el famoso lema “No nos falles” se convertirá en “nos has fallado”.