Imprimir
Nuevamente los trabajadores tendrán más difícil acceder a un servicio público, en este caso el transporte, indispensable para la mayoría de los trabajadores y muchos estudiantes de nuestra región Nuevamente los trabajadores tendrán más difícil acceder a un servicio público, en este caso el transporte, indispensable para la mayoría de los trabajadores y muchos estudiantes de nuestra región. En concreto, las tarifas para Metro y EMT (autobuses) sufrirán un incremento medio del 6%, siendo los más afectados el billete sencillo combinado (que sube un 13%), el billete de Metrobús (sube un 8,4%) y el abono normal (sube un 7,4%). A esta decisión del Consorcio Regional de Transportes, integrado en su mayoría por miembros del gobierno regional y la alcaldía de Madrid, se le ha sumado recientemente la de Renfe, dependiente del Ministerio de Fomento, que también ha subido un 6% el precio de los trenes de cercanías de la comunidad. Estas subidas superan dos veces el IPC previsto para este año. Desde el año 2000 el transporte público ha subido un 35% en la región, mientras el IPC sólo lo hizo un 17,2%.

El Consorcio justifica que esta subida es causa del encarecimiento de los carburantes, la inversión en transportes prevista para este año y la deuda de la empresa Mintra, creada hace 3 años para la expansión del Metro y la creación de Metrosur. Pero la subida en el transporte público no es un hecho aislado. En los últimos años los trabajadores hemos visto continuos recortes en servicios públicos como la sanidad, la educación, dificultad en el acceso a una vivienda, etc.

La política de la burguesía es clara: que todos estos gastos corran a cargo de los bolsillos de los trabajadores. Pero a la vez los sueldos de los trabajadores se estancan, baja su poder adquisitivo o aumenta la precariedad laboral. Sólo con la movilización conseguimos el derecho a unos servicios públicos dignos y sólo con ella podremos mantenerlos.

Fuentes: El País y 20 Minutos.