Corriente Marxista Internacional

En la playa de Castellón se encuentra situado el Polígono Industrial del Serrallo, en él se construyó hace 39 años una central térmica, propiedad en la actualidad de la empresa Iberdrola SA. Hasta hoy se han sumado otras empresas, desde la refinería En la playa de Castellón se encuentra situado el Polígono Industrial del Serrallo, en él se construyó hace 39 años una central térmica, propiedad en la actualidad de la empresa Iberdrola SA. Hasta hoy se han sumado otras empresas, desde la refinería de British Petroleum, CLH (de almacenamiento de hidrocarburos), Repsol, hasta UBE, multinacional de transformación de productos químicos. Los problemas de salud de sus trabajadores y la falta de seguridad son patentes. Los accidentes son continuos y no podemos descartar que suceda una tragedia como la de Puertollano, en la cual fallecieron seis trabajadores.

La mayoría de la plantilla forma parte de contratas y subcontratas, y los dirigentes sindicales parece que tienen una excesiva simpatía con las empresas a la hora de negociar convenios y mejoras en seguridad. A esto se le debe añadir la continua emisión de gases contaminantes y de residuos al mar, los cuales se pueden reducir drásticamente con unas mínimas inversiones en filtros y métodos de control.

En esta zona se encuentra un núcleo de población importante como es el Grao de Castellón. Al otro lado del polígono la playa de Almassora, zona que en la actualidad se encuentra en expansión urbanística. El problema reside en que este polígono está afectando seriamente la calidad de vida de sus vecinos. La razón es muy sencilla, estas empresas —muy peligrosas— están ampliando sus instalaciones sin tener en cuenta la legislación vigente, que impide que estén a menos de dos kilómetros de un núcleo de población. Les importa poco las consideraciones de seguridad. Lo único que buscan es un beneficio rápido a costa de cualquier cosa.

Los ‘negocios’ del PP

Un dato importante es que el alcalde de Almassora (PP), la población más afectada por los humos y la contaminación acústica y lumínica, es al mismo tiempo el responsable de la central térmica propiedad de Iberdrola, ¡qué curiosa coincidencia! Demasiadas manos a las que darles de comer. Por una parte sus amigos los constructores y promotores, a los que se les ha permitido especular con un terreno pegado a un polígono calificado como muy peligroso. Especulación que se traduce en terrenos a un precio ridículo, sin cesión de terreno para dotaciones en la zona. La consecuencia es que se están construyendo miles de viviendas sin tener las infraestructuras y servicios mínimos para la población, no hay aceras, ni zonas de aparcamiento, ni parques, ni alcantarillado, ni infraestructuras educativas y deportivas, etc... Eso sí, hay unas maravillosas vistas de chimeneas humeantes, contenedores de fuel, almacenes de azufre...

Por otra parte Iberdrola, la empresa de la cual es directivo el alcalde de Almassora, también está ampliando en una zona peligrosa e incumpliendo la legislación.

La industria debe estar al servicio de las personas haciendo las inversiones que sean necesarias en seguridad, eligiendo zonas apropiadas para su desarrollo y sin afectar a la seguridad tanto de trabajadores como vecinos. Pero bajo el capitalismo todo esto no cuenta para nada.

La dirección del Partido Socialista por su parte, que se encuentra en la oposición, tampoco reacciona, sigue defendiendo los planes urbanísticos de la zona sin ningún tipo de crítica ni escrúpulo, parece que no se atreven con el PGOU, que les resulta simpático e intocable, a pesar de que cuatro importantes multinacionales están cometiendo un grave crimen.

Se forma la Plataforma ‘No a la contaminación’

Ante esta situación los vecinos decidimos organizarnos creando la Plataforma No a la Contaminación de Almassora. La acción principal consistió en un acto público para explicar la situación de la contaminación industrial y del urbanismo. Tanto la Asociación de Vecinos más representativa, como el Ayuntamiento se negaron a cedernos un local para el acto, así que la Plataforma convocó en plena calle. A pesar de ello la asistencia fue de un centenar de personas. En este acto se decidió la convocatoria de una asamblea permanente para empezar campañas y movilizaciones, entre ellas recogidas de firmas, escritos a prensa, reclamaciones y pancartas.

Nuestro objetivo principal tiene que ser seguir los pasos de las Plataformas de Fanzara, Les Coves de Vinromà y la Salzadella, donde un millar de personas se manifestaron en Fanzara en agosto para exigir la paralización de los proyectos de vertederos peligrosos e innecesarios previstos por el PP en estos municipios. Sólo la movilización podía conseguirlo, y en estas poblaciones ya se han paralizado estos desastrosos proyectos.

Ahora se debe convocar una gran movilización en Almassora y Castellón, pero al ser un problema general, que afecta a toda la costa mediterránea, no debemos quedarnos en movilizaciones locales. En ese sentido, un paso adelante fue la manifestación a nivel de País Valencià de junio en Valencia, con 15.000 personas. Hay que continuar con una manifestación provincial en Castellón, unificando todos los conflictos y sobre todo exigiendo a los sindicatos y partidos de izquierdas que se impliquen.

¡Viviendas y puestos de trabajo

dignos y seguros!


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org