Imprimir

El lunes 11 de mayo, medio millar de estudiantes expresaban frente a la Dirección de Área Territorial Sur su rechazo absoluto a las medidas privatizadoras del gobierno de Esperanza Aguirre que, esta vez, se concretaba en la reducción de 846 plazas de cara al próximo curso a través del cierre de varias modalidades de bachilleratos en institutos de la zona sur de Madrid, especialmente en Leganés. La huelga, convocada por el Sindicato de Estudiantes, tuvo un seguimiento del 90% en los institutos de la ciudad.

El lunes 11 de mayo, medio millar de estudiantes expresaban frente a la Dirección de Área Territorial Sur su rechazo absoluto a las medidas privatizadoras del gobierno de Esperanza Aguirre que, esta vez, se concretaba en la reducción de 846 plazas de cara al próximo curso a través del cierre de varias modalidades de bachilleratos en institutos de la zona sur de Madrid, especialmente en Leganés. La huelga, convocada por el Sindicato de Estudiantes, tuvo un seguimiento del 90% en los institutos de la ciudad.

Concentración en Leganés

A la concentración también acudieron padres y profesores, pese a que ese día no había convocadas movilizaciones para el profesorado. Desde el Sindicato de Estudiantes hemos hecho numerosos llamamientos a CCOO, UGT y STEM para que se movilicen con nosotros convocando una huelga general en primaria y secundaria contra estos ataques a la educación pública, es totalmente insuficiente los paros que se han convocado de una hora cada dos días hasta final de curso.
También el 12 de mayo, el pleno del ayuntamiento de Leganés aprobaba una moción presentada por IU y apoyada por PSOE contra el cierre de los bachilleratos y contra los ataques a la educación pública. Este tipo de medidas siempre son bien recibidas pero no puede quedar en eso, la única vía que tenemos para que el PP no se salga con la suya es la movilización masiva de la clase obrera y la juventud.
Paralelamente, la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) se había propuesto desalojarnos del local que el Sindicato de Estudiantes de Leganés viene ocupando desde hace más de cinco años, como ya hicieron a principios de curso con la FAPA Giner de los Ríos en Madrid. Es evidente que la CAM quería dejar sin local al SE porque somos una organización molesta para llevar a cabo sus fines reaccionarios. Inmediatamente comenzamos una campaña de información y recogida de firmas en los institutos entre estudiantes, profesores y padres para mantener nuestro local, que es una conquista del movimiento estudiantil de Leganés. Hicimos asambleas, reparto de propaganda, colgamos pancartas, enviamos resoluciones, organizamos una paellada en el local que contó con la presencia de padres y estudiantes, etc.
La lucha ha tenido sus frutos y el PP ha tenido que dar marcha atrás. Esta es una gran victoria, especialmente porque demuestra que con estos métodos, con una lucha decidida, es posible parar a la derecha.