Imprimir

A lo largo de este curso hemos insistido en la necesidad de una huelga general en defensa del empleo, los salarios y los servicios sociales que  incluyera la demanda de una educación pública en beneficio de los hijos de los trabajadores. Ante la convocatoria de ELA, LAB, ESK STEE-EILAS, EHNE e HIRU en Hego Euskal Herria la apoyamos y llamamos a los estudiantes a secundarla.

 

A lo largo de este curso hemos insistido en la necesidad de una huelga general en defensa del empleo, los salarios y los servicios sociales que  incluyera la demanda de una educación pública en beneficio de los hijos de los trabajadores. Ante la convocatoria de ELA, LAB, ESK STEE-EILAS, EHNE e HIRU en Hego Euskal Herria la apoyamos y llamamos a los estudiantes a secundarla.

Esta es la primera huelga general que se convoca tras el inicio de la crisis y los devastadores efectos que está provocando entre los trabajadores. El levantar la bandera de la movilización para hacer frente a la ofensiva de la patronal y la banca ha sido castigado con una campaña de calumnias y mentiras por la burguesía y sus secuaces. Han acusado la huelga ser "política" para desviar la atención de la verdadera causa: el deterioro de las condiciones de vida de la clase obrera.

Lo más trágico ha sido que las direcciones de CCOO y UGT, alegando que no había motivos y en pos de mantener el diálogo social, no se sumaran a la convocatoria. En nuestra intervención uno de los aspectos  que más destacamos fue precisamente la necesidad de la huelga y de que CCOO y UGT la apoyasen para extenderla después al resto del estado.

El día de la huelga

La fecha elegida no era la mejor para los estudiantes, por estar en plenos exámenes en secundaria y en puertas en la universidad. A pesar de esto numerosos estudiantes se sumaron a la huelga, y por la tarde el componente joven fue destacable. Entre los profesores el seguimiento fue del 45% según los convocantes y del 23% según el Gobierno Vasco.  El nuevo ejecutivo se estrenó ampliando los servicios mínimos respecto otras convocatorias, sobre todo en educación, donde se  establecieron servicios mínimos por primera vez.

Una de los aspectos que más claramente quedan al descubierto en una huelga general es la verdadera función de los "cuerpos de seguridad".  Los antidisturbios de la ertzaintza se emplearon a fondo en el marcaje de los piquetes impidiendo la entrada en las fábricas y el paro de los coches para informar sobre la huelga. El afán de los empresarios de garantizar "el derecho al trabajo" durante este día contrastaba con los miles de despidos de los últimos meses. El grito de "menos policía, más trabajo" fue quizás el que más efusivamente se gritó a partir de ese momento.

Manifestaciones masivas en Gazteiz

En Gazteiz, las manifestaciones que partieron de los distintos piquetes confluyeron en una multitudinaria manifestación por el centro de la ciudad, que no se puede explicar si se asume que el seguimiento fue mínimo. La presión que han sufrido las direcciones de los sindicatos para la convocatoria se manifestó también en los discursos en los que se habló contra del dialogo social y de la idea de que todos estamos en el mismo barco y  a favor de continuar la lucha  y de la nacionalización de la banca. La manifestación de la tarde reunió a más gente aún, siendo similar en número a las convocadas contra la guerra de Iraq, y demostrando que sí  que hay ganas de responde en la calle a los intentos de los capitalistas para hacernos pagar la crisis.