Imprimir

En el XIV Congreso del SE estuvieron presentes una decena de compañeros procedentes de otros países. En este número reproducimos, enteras o extractadas, entrevistas a los delegados de Italia (contraportada), El Salvador, Brasil y Venezuela. En la edición anterior del periódico entrevistamos a la compañera Alondra Ramos, de México1.

En el XIV Congreso del SE estuvieron presentes una decena de compañeros procedentes de otros países. En este número reproducimos, enteras o extractadas, entrevistas a los delegados de Italia (contraportada), El Salvador, Brasil y Venezuela. En la edición anterior del periódico entrevistamos a la compañera Alondra Ramos, de México1.


El Militante.- El próximo 18 de enero se celebran elecciones a la Asamblea Legislativa y a los municipios y el 15 de marzo son las elecciones presidenciales. ¿Qué ambiente se respira? ¿Qué expectativas hay?
BPJ.-
Después de la firma de los acuerdos de paz en 1992, los trabajadores han vivido una serie de ataques brutales: las privatizaciones de los sectores públicos, la aprobación del TLC con EEUU, la criminalización de la protesta, la degeneración social reflejada en el surgimiento de las pandillas y en los 12 asesinatos diarios que registran los datos oficiales, etc. Toda esta situación está propiciando un cambio hacia la izquierda en la población. Ni siquiera las encuestas, realizadas por empresas burguesas, pueden ocultar el apoyo brutal que esta recibiendo Mauricio Funes, candidato del FMLN. Creemos que es muy probable el triunfo del FMLN en los próximos comicios, aunque también debemos estar preparados para un fraude electoral muy similar al ocurrido en México con López Obrador. En todo caso, la burguesía no teme a Funes sino el apoyo de masas que hay detrás de él. 
EM.- ¿Qué está planteando en BPJ en esta campaña?
BPJ.-
A diferencia de los grupos que tienen una visión sectaria, nosotros comprendemos el papel que juega el FMLN. Es el partido tradicional de los trabajadores que fue forjado tras la presión del movimiento por la unificación de los grupos guerrilleros. Eso explica su apoyo de masas. Nosotros llamamos al voto al FMLN y explicamos que, una vez en el poder, debe aplicar un programa socialista basado en la expropiación de la banca, la tierra y de las principales industrias de la economía salvadoreña así como la implementación de la democracia obrera. Asimismo explicamos que, ante un posible fraude electoral, el FMLN y los sindicatos deben llamar a una huelga general para asegurar el triunfo de la izquierda. A pesar de que las ideas marxistas han sido satanizadas y tergiversadas por el estalinismo, el reformismo y el sectarismo, la juventud y los trabajadores muestran inmediatamente su simpatía al escuchar un discurso de clase. Nuestras ideas son muy bien recibidas, la burguesía lo sabe muy bien y por eso, hoy por hoy, somos la organización de izquierda más atacada por los medios de comunicación.
EM.- ¿Cuál es la situación del movimiento obrero? ¿Cómo está afectando la crisis?
BPJ.-
En lo que va del año han sido despedidos 13.000 trabajadores de la maquila y 13.000 de la construcción. Hay un aumento significativo en la militancia de los sindicatos, el pasado Primero de Mayo 150.000 trabajadores salieron a las calles no solo a conmemorar el día de los trabajadores sino que también a protestar enérgicamente en contra de las medidas adoptadas por el gobierno en los últimos años, el encarecimiento de la vida y también a manifestar su apoyo al FMLN. El Salvador es un país muy dependiente de las remesas que envían los más de dos millones de salvadoreños en EEUU, el descenso del ingreso de las remesas desde que comenzó la crisis ha sido un golpe al bolsillo de muchas familias.

Fábio Ramírez, representante de Juventude e Revoluçao (JR), de Brasil2

EM.- ¿Qué balance haces del gobierno de Lula?
FR.-
Lula fue elegido con un amplio apoyo por los trabajadores, por la juventud y sus organizaciones. La elección de Lula fue una expresión popular de la exigencia de más salud, fin de las privatizaciones y más empleos. No obstante, el papel de Lula en el gobierno está siendo el de dirigir una gran coalición con los partidos de la burguesía y aplica una política capitalista. Al mismo tiempo, los trabajadores siguen mostrando una gran resistencia a los ataques.
En las universidades decenas de ocupaciones han sido realizadas por estudiantes, contra la reforma universitaria que inicia la privatización. A pesar de todos sus intentos el gobierno no consigue acabar con los derechos laborales conquistados ya que teme provocar una oleada de movilizaciones y huelgas.
Nosotros, desde Juventud y Revolución, hemos organizado e impulsado una campaña nacional que exige que Lula rompa con el gobierno de coalición con la burguesía y componga un gobierno en línea con los intereses de los trabajadores y sus organizaciones, abriendo así el camino para el Socialismo. Hemos explicado esto pacientemente en cada facultad, en cada instituto de secundaria. Estamos ganando muchos apoyos. Se da la circunstancia de que muchos trabajadores, que no han roto con Lula y están en el PT, quieren también encontrar una salida a la crisis capitalista y nosotros hemos explicado que este camino es el socialismo.
EM.- ¿Qué efectos sociales está teniendo y tendrá la crisis económica en Brasil?
FR.-
En Brasil Lula alimentó una gigantesca burbuja de crédito, que impulsó durante un periodo el consumo. La gente tenía acceso a la compra de aparatos electrónicos, coches, casa nueva, pero en la medida en que los salarios y el empleo no crecían en la misma proporción se producía un incremento artificial del consumo. Eso trajo la sensación de que la vida había mejorado y esto explica que Lula tenga hoy una aprobación popular del 80%.
Sin embargo Brasil tiene una economía basada en la exportación agrícola mineral, y con la recesión económica que ha empezado en China, en EEUU y en Europa las exportaciones brasileñas empiezan a desplomarse. Y si caen las exportaciones cae también la producción y si cae la producción empiezan los despidos en las fábricas. Este es el proceso en curso en Brasil. El crédito ya no es tan fácil como antes y varias fábricas empiezan a cerrar. Un poderoso movimiento de masas puede estallar. El movimiento de las fábricas ocupadas deber servir de ejemplo: fábrica que cierre es fábrica que debe ser ocupada bajo control obrero. La salida es el socialismo!

Euler Calzadilla, representante de las Juventudes del PSUV, de Venezuela3

EM.- ¿Como definirías, en pocas, palabras, la situación en la que se encuentra la revolución venezolana?
EC.-
En Venezuela hay una Revolución Socialista. No por que lo diga nuestro comandante; no por que lo nieguen los sectarios, sino porque así la percibe la gran mayoría de las masas que la apoyan, y también por los que no. Yo diría que hoy la situación es decisiva, ya no por la existencia de la revolución, sino por las tareas que a corto y mediano plazo debemos realizar para completarla.
EM.- ¿Cual está siendo el papel de la juventud en la revolución venezolana y particularmente en el PSUV?
EC.-
La juventud representa en el sector más combativo de la revolución y todos los intentos de organizarla desde arriba han fracasado. Ahora los jóvenes están buscando la forma de hacerlo desde abajo y las oportunidades son grandes. Dentro del partido. Son quienes menos sabor amargo tienen de las viejas experiencias partidistas, pero lo tienen, y no les ha gustado nada. Por eso no están dispuestos a dejar que el PSUV acabe mal y buscan las ideas que les permitan crear un partido verdaderamente revolucionario y controlado desde la base.
1. Ver entrevista a Alondra Ramos en http://www.elmilitante.org/content/view/5114/65/
2. Web de Juventude e Revoluçao: http://www.revolucao.org/
3. Esta entrevista se realizó pocos días antes del 23 de noviembre, ver balance de las elecciones en Venezuela en la página 3.