Imprimir
El pasado 3 de septiembre, el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez respaldó públicamente la asignatura de "Educación para la Ciudadanía". Los obispos se hacían eco de la posición defendida por la principal patronal de la educación privada-concertada, la religiosa FERE-CECA, muy contenta con la gestión educativa que está haciendo el gobierno de Zapatero. Esta patronal, la que reúne más centros concertados de todo el Estado, apoyó antes la LOE, Ley Orgánica de Educación, rechazada por el PP. Una vez más la Jerarquía eclesiástica demuestra que, más allá de ideas y principios... la pela es la pela. Posteriormente, incluso Esperanza Aguirre ha tenido que moderar su discurso con respecto a la polémica asignatura.

El pasado 3 de septiembre, el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez respaldó públicamente la asignatura de "Educación para la Ciudadanía". Los obispos se hacían eco de la posición defendida por la principal patronal de la educación privada-concertada, la religiosa FERE-CECA, muy contenta con la gestión educativa que está haciendo el gobierno de Zapatero. Esta patronal, la que reúne más centros concertados de todo el Estado, apoyó antes la LOE, Ley Orgánica de Educación, rechazada por el PP. Una vez más la Jerarquía eclesiástica demuestra que, más allá de ideas y principios... la pela es la pela. Posteriormente, incluso Esperanza Aguirre ha tenido que moderar su discurso con respecto a la polémica asignatura.

De hecho, el gobierno ha pactado los contenidos de la asignatura con FERE-CECA. Así, se ha convertido en un cúmulo de ideas contradictorias, donde todo vale. Incluso las ideas más reaccionarias. Dependiendo del libro de texto nos encontraremos un abanico de distintas "educaciones para la ciudadanía". Mientras que los de las editoriales Algaida y Octaedro son rechazados por FERE-CECA por su contenido progresista (incluso están sufriendo insultos y amenazas), los de SM y Santillana son adecuados, según esta patronal, precisamente por las ideas que ahí se defienden.

Condena el aborto, la homosexualidad y la emancipación de la mujer

La demostración más palpable de en lo que se ha convertido esta asignatura lo tenemos con el manual de la editorial Casals, elaborado por el reaccionario Enrique Rojas, y que ha sido aceptado por el Ministerio de Educación.
En este texto se plasma la visión tradicional que la reacción ha tenido siempre de la mujer: "Psicológicamente también hay aspectos que nos diferencian [a hombres y mujeres]: la manera de razonar, la de sentir y expresar las emociones... No es extraño que hombres y mujeres afrontemos de forma distinta un problema personal, la planificación de un viaje o un acontecimiento deportivo" (pág. 6) "La mujer ha sido siempre la que ha trasmitido los sentimientos, el mundo de la afectividad" (pág. 110) "La madre humaniza la familia. Es ella el cemento de unión" (pág. 111). Durante el franquismo se decía lo mismo para justificar el papel de la mujer como esclava doméstica.
Defiende a capa y espada la religión frente el ateísmo: "La religión ayuda a las personas a ser buenos ciudadanos, ya que fomenta valores positivos para la convivencia democrática como la honradez, la paz y la solidaridad" (pág. 59) ¿Es un libro de "Educación para la ciudadanía"... o de religión? También defiende el valor de las "opiniones" de la Jerarquía eclesiástica frente a los ataques de los laicos: "La marginación de la voz de los creyentes es injusta y poco democrática y favorece una imposición ideológica por parte del Estado" (pág. 63). Los pobres obispos están acostumbrados a que nadie les haga caso y menos el Estado "ateo y comunista (según ellos)" que nos gobierna.
Por supuesto, el texto rechaza el aborto: "La vida de una persona empieza nueve meses antes de su nacimiento: por eso el aborto y la experimentación con embriones atenta contra las personas más indefensas, negándoles la condición de seres humanos con derecho a la vida" (pág. 28), y el matrimonio de homosexuales: "Hoy a cualquier relación la llamamos familia. No son una auténtica familia las parejas de homosexuales; son uniones de hecho respetables, pero que no son matrimonio. (...) Su esencia [de la familia] consiste en la unión de un hombre con una mujer abierta a la procreación" (pág. 110). Pero incluso el divorcio está mal visto: "Se ha producido una socialización de la inmadurez: es mucha la gente que no sabe como construir una pareja estable de por vida. De este modo, aparece un aumento de divorcios" (pág. 111)
Este tipo de contenidos podrán ser impartidos y ¡en centros que reciben dinero público! El único requisito será que el dueño del centro educativo (en el caso de la educación concertada) o el departamento de filosofía (en el caso de la educación pública) defiendan estas ideas. Es decir, la asignatura dependerá de la ideología del que la imparte y podrá ser un púlpito de las ideas más reaccionarias, propias de la educación franquista. En esto se ha convertido la asignatura que el gobierno del PSOE presentó como moderna, necesaria, esencial para desarrollar los valores democráticos, etc.

Concesión tras concesión

En El Militante número 207 (julio y agosto) señalamos las características esenciales de la asignatura. Por supuesto, desde el Sindicato de Estudiantes denunciamos la demagogia reaccionaria de la Iglesia y la derecha, pero explicábamos que debíamos oponernos a una asignatura sin otro objetivo que inculcar los valores procapitalistas que dominan en la sociedad.
Realmente la "Educación para la ciudadanía" está siendo utilizada por el propio gobierno como una cortina de humo tras la que ocultar los verdaderos problemas que tiene la educación pública y que el gobierno no ha solucionado.
Y es que si FERE-CECA está tan contenta con Zapatero es precisamente porque el PSOE ha hecho concesiones a la jerarquía de la Iglesia católica y a la patronal de la privada en los temas fundamentales (financiación, educación concertada, asignatura de religión). Realmente el rechazo de la derecha a esta asignatura tiene más que ver con la estrategia electoral del PP que con el contenido de la misma.