Imprimir
A principios de febrero la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid se descolgaba con la noticia de que iba a fusionar 10 institutos para dejarlos en 5 el próximo curso, en la zona sur. Los argumentos que el consejero de Educación daba para A principios de febrero la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid se descolgaba con la noticia de que iba a fusionar 10 institutos para dejarlos en 5 el próximo curso, en la zona sur. Los argumentos que el consejero de Educación daba para esta medida eran que suponía un despilfarro de recursos tener aulas con 15 alumnos, cuando lo normal deberían ser 30.

Inmediatamente nos pusimos en contacto con los compañeros de los institutos afectados que ya habían comenzado a organizar una respuesta, conjuntamente con padres y profesores. Explicamos como estos argumentos suponían una renuncia expresa a conseguir una educación pública de calidad, con una atención más individualizada, donde poder atender realmente a la diversidad, etc. Entraba dentro de los planes que tiene el PP con la educación, convertirla en un negocio, no en un derecho. Esto se ve reflejado en que en los mismos lugares donde se pensaban fusionar institutos se sabía de planes para abrir centros concertados.

En los diferentes municipios afectados se organizaron concentraciones frente a los ayuntamientos para pedir el apoyo del pleno, se recogieron miles de firmas contra las fusiones, etc. También se organizó una concentración de los institutos de Leganés y Getafe afectados, donde entre padres, profesores y alumnos éramos más de 1000 personas. El Sindicato de Estudiantes convocó activamente todas estas movilizaciones, repartimos cientos de panfletos en los institutos, etc. Además, explicamos que había que unir la lucha de todos los institutos porque ésta era una lucha conjunta, así que convocamos para el día 15 de febrero una concentración frente a la Dirección de Área Territorial Sur de todos los institutos afectados, explicando que si nos seguían sin hacer caso continuaríamos con una movilización de toda la zona sur, ya que esto no era un ataque aislado, sino que se enmarcaba dentro de la política educativa reaccionaria del PP en Madrid, y que además hoy eran esos 10 institutos, pero mañana serían otros.

La tarde antes de la concentración comienza a haber rumores de que las fusiones se han paralizado, rumores que van cogiendo más peso la misma mañana de la concentración. De todos modos nosotros mantuvimos la movilización para asegurarnos de que esto era así y para dejar claro a la consejería que sabemos que lo que hoy nos dan con una mano, mañana nos lo quitan con la otra, y que nosotros seguiríamos atentos a cualquier ataque. Finalmente tuvimos una concentración con más de 300 personas, al grito de “por qué en la zona sur, y no en La Moraleja”, que dejaba claro que los estudiantes sabemos a quién representa el PP.

Esto ha sido una primera victoria. Se ha vuelto a demostrar que el único lenguaje que entiende la derecha es el de la movilización. A ellos les hubiese gustado que esto pasase desapercibido, que no hubiese ningún tipo de respuesta. Al contrario que todo esto, se han encontrado con los padres, profesores y estudiantes en la calle defendiendo una educación pública de calidad, que no se conseguía a través de las fusiones. Una vez más se ha demostrado que la lucha sí sirve y que es el único camino para conseguir nuestras reivindicaciones. Nadie nos las va a regalar.

Araceli del Rincón

SE · Madrid