Imprimir
A continuación publicamos las declaraciones de activistas sindicales y juveniles que participaron en la manifestación antifascista del pasado día 3 de marzo. Su testimonio refleja muy bien el ambiente que se respiró en la manifestación y la actitud c A continuación publicamos las declaraciones de activistas sindicales y juveniles que participaron en la manifestación antifascista del pasado día 3 de marzo. Su testimonio refleja muy bien el ambiente que se respiró en la manifestación y la actitud combativa de la población alcarreña.

Carlos Pineda, presidente del Comité de Empresa de Eco

y secretario de la Sección Sindical de CCOO.

EM.— En primer lugar te queríamos preguntar ¿por qué la decisión del comité de empresa de apoyar esta movilización?

Carlos Pineda.— Por que es un tema que nos afecta a todos, todos tenemos hijos en institutos, vemos que las agresiones no son casos aislados, sino que se van repitiendo día a día y por eso hay que ponerle freno de una vez por todas.

EM.— ¿Qué te ha parecido la actitud de la dirección del sindicato al negarse a secundar la movilización?

CP.— Fatal, muy mal, por que se supone que tanto los sindicatos como los partidos de izquierda tienen que estar junto a los trabajadores en sus reivindicaciones y lo que estamos viendo es que de alguna manera seleccionan los actos a los que quieren ir pero no se involucran con el movimiento obrero.

José María García, miembro de la ejecutiva de UGT.

José María García.— El motivo principal es el descontento con la dirección provincial del sindicato que está tomando una actitud muy pasiva hacia un problema tan grave como el que representan las agresiones fascistas. Desde el primer día el subdelegado del gobierno ha querido presentar estas agresiones como un problema entre bandas rivales y ese no es el problema. Es un problema de violencia política por parte de bandas fascistas. Y por supuesto hay que mojarse y dejar claro que la militancia de UGT no está a favor de esa actitud pasiva sino que hay que dar un paso adelante y denunciar todo tipo de agresiones y de violencia.

Andrés de las Heras, miembro de la ejecutiva provincial de CCOO por el Sector Crítico.

EM.— ¿Cuál es el motivo de tu presencia en esta manifestación?

Andrés de las Heras— Bueno, realmente es estar junto a los jóvenes trabajadores y estudiantes en esta respuesta democrática frente a las agresiones fascistas que se vienen dando en la ciudad desde hace dos o tres años. También para denunciar que me ha entristecido y me ha sorprendido la actitud de la dirección de mi sindicato porque es obvio que deberían a estar encabezando esta manifestación y todas las que hiciera falta.

EM.— Tú también eres militante de IU y en estas semanas se ha producido una viva polémica dentro de la organización, ¿cuál es tu posición al respecto?

AH.— Evidentemente la dirección actual de IU de Guadalajara está demostrando su bancarrota política total en los métodos de construcción de una organización que se dice anticapitalista, revolucionaria y que quiere transformar la sociedad. En ese sentido pensamos que se están alejando cada vez más de los problemas cotidianos de los trabajadores y de la juventud, y esta manera de actuar no conduce sino a integrarse cada vez más en los métodos tradicionales de la socialdemocracia.

Hilario Gil, miembro del secretariado provincial de Guadalajara de STEs.

EM.— STEs ha apoyado activamente la movilización desde el principio ¿cuál es tu balance de esta lucha y el motivo por el que estáis participando en ella?

Hilario Gil.— El balance de la campaña es bastante positivo porque al final se ha sumado bastante gente: desde las organizaciones de estudiantes en los institutos, varios comités de empresa y sindicatos minoritarios como STES o el sindicato Ferroviario. Aglutinamos a la izquierda más combativa de esta ciudad

EM.— ¿Cuál te parece que debe ser el método para combatir las agresiones fascistas en Guadalajara?

HG.— Nosotros consideramos que debe basarse en la organización, en todos los centros de estudio y en todos los centros de trabajo, en la creación de comités antifascistas y aislar a los fascistas allá donde estén, creando un estado de opinión pública en el que se sientan aislados y sin el más mínimo respaldo por parte de la población.

Hay que denunciar además la actitud lamentable del delegado del gobierno. En primer lugar desde hace tiempo se viene avisando que en Guadalajara se estaban produciendo agresiones fascistas. No hizo absolutamente nada, los fascistas se movían con total libertad e impunidad por la noche de Guadalajara. En segundo lugar, cuando ocurrieron las agresiones de lo único que hablaba era de enfrentamientos entre bandas de extrema izquierda y extrema derecha, cuando aquí lo único que ha habido son agresiones fascistas contra chavales, fundamentalmente de izquierdas. Realmente el subdelegado del gobierno tendría que dimitir.

Montse, militante del SE del IES San Isidro de Azuqueca de Henares

EM.— ¿Por qué has venido a la manifestación?

Montse.— Yo principalmente he venido a la manifestación porque estoy en contra de cualquier agresión y que te fastidien una noche que estás pasando tranquilamente simplemente por simpatizar con un partido o con unas ideas. Hay que defender la libertad de expresión y que cada uno pueda hacer lo que quiera.

EM.— ¿Qué te parece la campaña antifascista del SE en la ciudad?

M.— La verdad es que me ha parecido una campaña bastante buena ya que la gente se ha enterado de las movilizaciones y de lo que ha pasado gracias fundamentalmente al SE, que es el primero que rompió la lanza.

Diego Herchoren, responsable de las Juventudes Comunistas de Guadalajara y uno de los compañeros que ha impulsado más activamente la campaña contra las agresiones fascistas en la ciudad (él también ha sido víctima de ellas)

EM.— ¿Cuál es tu balance de la campaña que JJCC, el SE y otras organizaciones han desarrollado contra las agresiones fascistas en Guadalajara?

Diego.- La valoración no puede dejar de ser satisfactoria. En primer lugar por la experiencia que ha supuesto para muchos compañeros que nunca habíamos sufrido un caso de estos tan cercano y no sabíamos que hacer. Lo que ha surgido nos parece muy positivo. Ahora bien, nosotros seguimos viendo el problema de la ingenuidad de los dirigentes sindicales a la hora de llevar a cabo una movilización seria en la calle que exprese el sentir general del conjunto de la sociedad. Está clarísimo que una persona no representa a miles de personas y que un dirigente sindical con su ausencia no va a suplantar la voz de la base de los sindicatos.

EM.— ¿Qué te parece la idea de lanzar comités antifascistas dentro de los centros de estudio?

D.— Me parece una gran idea porque además de agrupar a los estudiantes en los institutos, supondrá un paso en la formación de nuevos cuadros, de nuevos colectivos que evidentemente van a ser muy necesarios en el futuro frente a todos los ataques del capitalismo.