Imprimir
El último auto emitido por la Audiencia Nacional contra las organizaciones juveniles Jarrai, Haika y Segi con la petición de más de 600 años de cárcel para sus jóvenes dirigentes, deja al descubierto la cara más reaccionaria del sistema capitalista: El último auto emitido por la Audiencia Nacional contra las organizaciones juveniles Jarrai, Haika y Segi con la petición de más de 600 años de cárcel para sus jóvenes dirigentes, deja al descubierto la cara más reaccionaria del sistema capitalista: vemos como es capaz de movilizar toda su maquinaria (tribunales, tortura, detenciones preventivas, campañas mediáticas...) en busca de unos objetivos que ellos consideran indispensables, no sólo encarcelar a los dirigentes de estas organizaciones juveniles, sino sembrar el miedo en el resto mediante unas condenas desmesuradas (hasta 110 años de cárcel para uno de los jóvenes) intentando impedir así que otros jóvenes sigan en pie de lucha por la defensa de sus derechos, criminalizando automáticamente a cualquier movimiento juvenil que busque un cambio social.

Los marxistas nos oponemos al proceso que se ha iniciado contra esta organización, no sólo por las exageradas peticiones fiscales, hecho en sí ya muy grave, sino por el recorte de derechos que en la práctica esto supone. Los derechos de reunión y asociación quedan reducidos a su mínima expresión. Una vez más un proceso judicial contra la izquierda abertzale es utilizado como excusa para aumentar las medidas represivas, dando lugar a la privación de derechos y libertades como ya ocurriera tras la ley de partidos, la de símbolos en Nafarroa y otras similares.

Este proceso judicial debe ser visto por la clase trabajadora más consciente y por los jóvenes como un ataque no sólo a una organización juvenil en concreto, sino contra el conjunto de la juventud mas concienciada y activa, ya que hoy la represión se ceba contra este colectivo pero en otra ocasión será destinada a otros grupos de izquierdas. Desde este análisis marxistas debemos hacer comprender a la gente la enorme necesidad de trabajar y movilizarnos por la defensa de los derechos democráticos más elementales para el conjunto de la juventud y por la libertad de jóvenes encausados en este proceso. Una vez más la lucha consecuente del conjunto de las organizaciones juveniles y de la clase obrera se alza como la única respuesta válida a este nuevo ataque de la burguesía. La movilización y la lucha son el único camino. ¡Solidaridad con los jóvenes encausados!

Israel González

Nafarroako Ezker Marxista