Corriente Marxista Internacional

El pasado 5 de febrero sábado en un céntrico bar de Guadalajara un joven simpatizante de IU de 17 años estuvo a punto de perder la vida cuando un fascista sin mediar palabra le asestó tres puñaladas, una en la axila que le llegó a un centímetro del corazón, otra en el abdomen que le perforó el colon y otra en la pierna buscando la arteria femoral.

Esta agresión que casi cuesta la vida de este joven no es un hecho aislado. Forma parte de una cadena de agresiones por parte de un grupo fascista con conexiones con otros grupos del Corredor del Henares durante los últimos años en Guadalajara. Decenas de jóvenes han sido golpeados e intimidados durante estos años sin que nadie hiciera nada por ellos.

En todo el Corredor del Henares estos grupos fascistas actúan a sus anchas, agrediendo y amenazando. Recientemente se intentó quemar dos veces la sede del PCE en Torrejón de Ardoz y ahora atentan contra un joven de izquierdas en Guadalajara.

Hay centenares de agresiones, palizas y apuñalamientos en todo el Estado. La última fue en León donde un grupo neonazi propinó una paliza a una joven adolescente, y la marcaron con una navaja una esvástica en la cara. Y no sólo afecta a los jóvenes. También afecta a la dirección del movimiento obrero.

El pasado 23 de diciembre, un grupo de seis matones fascistas agredieron al anterior secretario regional de CCOO de Castilla - La Mancha Juan Antonio Mata (actual presidente del Consejo Económico y Social de Castilla - La Mancha), durante una comida de navidad en Albacete con miembros del sindicato, donde golpearon a los asistentes y ocasionaron al compañero Mata lesiones en una ceja y la rotura de sus gafas.

Desgraciadamente la actuación de la policía y los jueces no ha servido para frenar esta cadena de agresiones que tienen atemorizados a los jóvenes de nuestra ciudad; sirva de ejemplo que Israel Galve Maldonado, el fascista que apuñaló a este compañero, era perfectamente conocido, estaba bajo vigilancia y fue a juicio por agredir a un joven de izquierdas, del que salió inmune.

Las bandas fascistas son un peligro para el conjunto de los trabajadores y la juventud, su fin es amedrentar a los que tratan de luchar por mejorar su condiciones de vida, reivindicar sus derechos o protestar por situaciones injustas: la lección que quieren dar los fascistas a los jóvenes de Guadalajara es bien clara: si te organizas en un partido de izquierdas o en un sindicato, si llevas una camisa del Ché Guevara o un atuendo que no nos parezca adecuado, corres el peligro de que te peguen una paliza o de que acaben con tu vida.

Evidentemente son una amenaza a las libertades democráticas, a la libertad a pensar como cada uno quiera, las libertades que con tanto sacrificio miles de jóvenes y trabajadores consiguieron movilizándose y luchando contra la dictadura franquista, tanto en Guadalajara con en el resto del Estado.

Sólo el conjunto de los trabajadores y de la juventud, que somos la gran mayoría de la población de Guadalajara, podemos acabar con esta amenaza. El pasado día 11 de febrero los jóvenes estudiantes de Guadalajara convocados por el Sindicato de Estudiantes, marcaron el camino a seguir. Más de 1.200 jóvenes se movilizaron por las calles de Guadalajara de un modo pacífico contra las agresiones fascistas.

También se ha repetido hasta la saciedad que estamos ante un enfrentamiento entre “bandas ideológicas” de extrema izquierda y extrema derecha. Esto no responde a la verdad. Los únicos agredidos y amedrentados han sido los jóvenes que eran de izquierdas, o llevaban una vestimenta que no gustaba a estos fascistas, ningún joven de derecha o extrema derecha ha sido agredido ni amedrentado. La muestra más clara del carácter pacífico de los jóvenes de izquierda está en la manifestación del día 11, donde no hubo el más mínimo incidente.

La mayoría de los jóvenes que salieron a la calle y pararon los institutos en protesta contra esas agresiones el día 11 de febrero, contra el miedo y la impunidad de que gozan los fascistas, eran los mismos que tanto en Guadalajara como en el resto del país se movilizaron durante la huelga general del 20-J, para limpiar las costas gallegas durante el desastre del Prestige, frente a la guerra imperialista en Iraq, o en las movilizaciones tras el 11-M. Una juventud solidaria y comprometida que muestra claramente que no tiene nada que ver con la imagen que nos trasladan de ella, de indiferencia y pasotismo.

Pero los jóvenes necesitan del apoyo de los trabajadores y de todos los ciudadanos de Guadalajara en la defensa de sus derechos. Es la hora de movilizarse y defender las libertades democráticas. Sólo podemos frenar la lacra de las bandas fascistas con la presión social del conjunto de la población de Guadalajara, en especial de su sector más activo, los trabajadores y los jóvenes. El delegado del Gobierno y las autoridades deben intervenir en defensa de las víctimas. Ya es hora de que se ponga freno a la actuación impune de estas bandas.

Por todo ello y para mostrar el rechazo del conjunto de la población de Guadalajara a estas agresiones y en solidaridad con el joven apuñalado y su familia, convocamos al conjunto de la población de Guadalajara a una manifestación que partirá el próximo día 3 de marzo a las 19:30 horas del Palacio del Infantado hasta la Subdelegación del Gobierno.

¡NO FALTES A LA CITA!

¡JUICIO Y CASTIGO A LOS AGRESORES!

¡OBREROS Y ESTUDIANTES UNIDOS CONTRA LAS AGRESIONES FASCISTAS!

Convocan

· Sector CrítiCCOO de CCOO

· Delegados Sindicales de CCOO y UGT

· Sección Sindical de CCOO de PROGALSA_

· Sección Sindical de CCOO de ECO

· Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Castilla - La Mancha

· Sindicato de Estudiantes

· El Militante

· PCE Guadalajara

· Juventudes Comunistas de Guadalajara


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org