Imprimir
¡Las Juventudes Socialistas deben girar a la izquierda!

Manuel y Noelia

Xuventudes Socialistas de Galicia

El pasado 4 de mayo se celebró en Coruña el congreso de las Xuventudes Socialistas de Galicia (XSG), una oportunidad para discutir al calor de los acontecimientos en Francia, qué papel tienen que jugar las Juventudes en la sociedad y que por desgracia no ha servido para fomentar el debate político, sino más bien todo lo contario se ha centrado en luchas palaciegas en la dirección de las juventudes.

La situación de las juventudes es un reflejo de la que vive el partido en todo el estado. Existe una burocratización profesional del ejercicio político en todos los altos cargos de la dirección de la XSG, que han perdido por completo no sólo la memoria histórica del PSOE sino incluso el lenguaje clasista. Esto va acompañado de un asilamiento de la militancia que provoca una escasa participación de la misma en las decisiones políticas.

Así, el congreso, como expresión de esta situación, se centró en una lucha entre los distintos grupos de interés, cuyos programas no están definidos y cuyos intereses primordiales se centran en conseguir la secretaría de las XSG caiga quien caiga y cueste lo que cueste. Nada de debate político sobre qué programa debe defender la XSG y nada de democracia interna.

Pero el congreso, a pesar de contar básicamente con los gerifaltes políticos de la dirección, demostró una diferencia notable entre la militancia de base y la burocracia. De hecho El Militante y el material marxista de la Fundación Federico Engels tuvieron una muy buena acogida, demostrando que dentro de las juventudes hay militantes que se consideran de izquierda, incluso marxistas, que hoy apenas participan porque la dirección actual, con su política, supone un obstáculo para esta participación, y que demandan un giro a la izquierda de la XSG y de todo el PSOE.

Este congreso ha supuesto una oportunidad perdida para un giro a la izquierda necesario, como demuestra la debacle del reformismo en Francia, Portugal, Holanda... Para conseguir esto es imprescindible, en primer lugar, congresos realmente democráticos que agrupen a toda la militancia para debatir cuestiones política y no clientelares, y sobre todo una revitalización del proyecto político de las XSG que sólo se puede realizar a partir de un programa marxista que luche por la transformación socialista de la realidad.