Imprimir
Los compañeros del PCA de Alcalá de Guadaira estamos pasando por una situación injusta. En primer lugar nos hemos enterado a través de la prensa burguesa (El Mundo) que nuestra agrupación ha sido disuelta y nuestro secretario político, Víctor Salas, Víctor Salas

Secretario político del PCA de Alcalá de Guadaira

y expulsado del PCA y de IU

Los compañeros del PCA de Alcalá de Guadaira estamos pasando por una situación injusta. En primer lugar nos hemos enterado a través de la prensa burguesa (El Mundo) que nuestra agrupación ha sido disuelta y nuestro secretario político, Víctor Salas, expulsado. Esta medida antidemocrática no ha sido la única.

Los problemas empiezan cuando los antiguos concejales de IU de Alcalá se oponen a la lista electoral que presentábamos para las municipales por estar en contra de algunos compañeros de la candidatura. En plena campaña electoral empiezan a sacar octavillas donde se pide no votar a IU en nuestra ciudad. El Correo de Andalucía del día 23 de mayo (a dos días de las elecciones) titulaba: “IU echa al número dos de Alcalá de Guadaira”: “(...) Los actuales ediles recomiendan que no se vote allí a la coalición de izquierdas el domingo (...) Concha Caballero no apoya la candidatura de IU de Alcalá de Guadaira”.

Los antiguos concejales boicotean la candidatura

Después de las elecciones nos culpan de haber perdido dos de los tres concejales que teníamos en la anterior legislatura. ¿Se nos puede culpar a nosotros de que se hayan sacado y repartido miles de octavillas contra IU, de salir ante los medios de comunicación acusándonos a nosotros y a la dirección andaluza de golpistas y fascistas? Ninguno de estos compañeros integrantes de la contracampaña han sido represaliados, mientras que los que hemos trabajado duramente por la organización ahora estamos expulsados.

Según el artículo publicado en El Mundo un argumento para expulsarnos es que “…Alcalá se nos ha escapado de las manos”. ¿Qué quiere decir esto? ¿Que hemos defendido de forma intransigente los intereses de los trabajadores y jóvenes de Alcalá? Por supuesto. ¿Qué hemos acatado lo aprobado por la Asamblea de IU y PCA, que votó nuestra candidatura mayoritariamente? Evidentemente que sí. Pero a los órganos de dirección superior no les gustó.

Con posterioridad a la elección de la candidatura se procedió contra nosotros de igual forma que EEUU contra Cuba: embargo y bloqueo económico. Los anteriores concejales de IU de Alcalá transfirieron unos seis millones de pesetas a las arcas de la dirección provincial (según parece) sin la autorización del Consejo. Con la cuenta a cero en plena campaña electoral y a pesar de las continuas peticiones, no nos enviaron ni un euro. Para pagar la electricidad, el agua, el alquiler del local, etc., los compañeros tuvimos que volver a poner dinero de nuestro bolsillo. Queremos insistir en esto, porque uno de los compañeros, Carmelo Perea, con 35 años de militancia en el partido y ahora jubilado, hijo de un gran histórico del PCE, tuvo que sacar dinero de debajo de las piedras para mantener a su partido. Hoy Carmelo es uno de los expulsados.

Recuperar la democracia interna

La dirección de IU y la del PCA de Sevilla se acogen a un error que los compañeros de Alcalá cometimos y del que no hemos podido retractarnos ni arrepentirnos, porque no se nos ha dado la oportunidad. Este error fue que nuestro ánimo se encendió porque no nos daban ni un céntimo para la campaña; porque nos obligaron constantemente a mendigar por nuestro dinero; porque nos engañaban y nos provocaban. Así, cinco días antes de las elecciones con todos los gastos por pagar, con el agua y la luz cortadas, Víctor Salas cogió dos torres de ordenador ante la mirada de los allí presentes y se las llevó a la sede de Alcalá, para que ellos se sintieran por un momento como a nosotros nos habían hecho sentir. Los ordenadores no sufrieron ningún daño, es más, cuando apenas dos horas después vinieron a recogerlos se les entregó voluntariamente y sin resistencia. No es verdad que la instalación informática sufriera daños, ni tampoco que nadie fuera agredido.

Con todo esto acontecido, todavía no nos han dado posibilidad de defendernos. No podemos entender cómo en una organización obrera, donde la democracia interna debe ser tan necesaria como el oxígeno, se esté llevando un proceso de condena como éste.

Os pedimos a todos los compañeros del PCA y de IU que nos apoyéis para poner remedio a esta forma antidemocrática de actuar. Queremos que sepáis que a pesar de todo lo ocurrido unas semanas después de las elecciones seguimos trabajando para ayudar a financiar nuestra organización, poniendo la caseta de feria del partido en las fiestas. Los primeros en arremangarse fueron los expulsados. Para nosotros, militantes honrados y comunistas, el partido es una herramienta de lucha para cambiar esta sociedad. Así nació el partido y así lo seguimos defendiendo.