Imprimir
Como denunciamos en el anterior número del El Militante, la dirección del PP —tanto local, regional y estatal— había puesto en el punto de mira de la justicia burguesa al miembro de la dirección provincial y candidato de IU al Ayuntamiento de Guadala Como denunciamos en el anterior número del El Militante, la dirección del PP —tanto local, regional y estatal— había puesto en el punto de mira de la justicia burguesa al miembro de la dirección provincial y candidato de IU al Ayuntamiento de Guadalajara, también miembro del Sindicato de Estudiantes, Carlos Rodríguez, por unas supuestas pintadas que habría realizado en la puerta de la sede del PP durante la manifestación convocada por el Sindicato de Estudiantes en la capital el pasado 20 de marzo con motivo de la guerra contra Iraq.

El 23 de abril el compañero recibió un escrito de la Subdelegación del Gobierno por el que, a instancia de la comisaría provincial de policía, se le puede imputar una sanción grave con multa de hasta 6.000 euros. En el citado escrito se dice que “...se pudo observar como usted realizaba pintadas ante la puerta de acceso a la sede del Partido Popular, pudiendo provocar con su conducta reacciones en los concentrados que alteraran gravemente la seguridad ciudadana”. Este acto del que se le acusa a Carlos no es más que una mentira, pues el citado compañero no realizó las pintadas. Todo esto forma parte de la campaña del PP basada en dos puntos: amedrentar a los que se movilizan y luchan contra la derecha, y recortar derechos democráticos. Esto es un asunto muy serio, ya que la Policía Nacional está criminalizando con pruebas falsas al compañero. La comisaría de policía no ha sido más que la ejecutora, y por ello también cómplice, de la campaña contra el compañero por parte de la dirección del PP y en particular del candidato para alcalde del PP Antonio Román. Una vez más se muestra que la policía no está sólo para defender el bien común de los ciudadanos, sino que principalmente es el instrumento de coerción de los poderosos. Por ello va a tener mas implicaciones de las que se piensa la subdelegación del Gobierno o algún dirigente del PP.

Esta es la auténtica cara del PP: reprimir e intentar a amedrentar a la juventud y a los trabajadores. Hemos tenido ejemplos muy claros los últimos días, como la carta del responsable del censo de la embajada española en EEUU, que destilaba una mezcla bien proporcionada de estupidez, tufo fascista y odio hacia las organizaciones del movimiento obrero. O el borrador del nuevo Código Penal Militar con el que se pretendía encarcelar a los que se manifiesten contra cualquier conflicto militar propiciado por el Estado español.

Si el PP se piensa que nos vamos a quedar cruzados de brazos está muy equivocado. Tanto desde IU como desde el Sindicato de Estudiantes vamos a organizar una campaña pública en Guadalajara y en el resto del Estado de denuncia de esta persecución política contra los que luchamos contra este Gobierno. Y teniendo en cuenta que las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina, no cabe la menor duda de que el tiro les va a salir por la culata.