Corriente Marxista Internacional

El día 17 de marzo, el Consejo Político Provincial de IU de Guadalajara, por 10 votos contra 4, decidió sancionar a 7 compañeros: con la expulsión a Darío Herchhoren, Diego Herchhoren, Hilario Gil, Jaime Sinde; a Carlos Rodríguez se insta al Consejo El día 17 de marzo, el Consejo Político Provincial de IU de Guadalajara, por 10 votos contra 4, decidió sancionar a 7 compañeros: con la expulsión a Darío Herchhoren, Diego Herchhoren, Hilario Gil, Jaime Sinde; a Carlos Rodríguez se insta al Consejo Político Regional (del que es miembro) a que le expulse de la organización. Y a Enrique Alejandre y a Fernando Prieto se les hace una amonestación por escrito.

En las mejores tradiciones estalinistas la votación se hizo sin debate previo y tras el reparto, sin tiempo a ser leído, de las conclusiones de la instrucción abierta (a iniciativa de la mayoría del Consejo Político Provincial) por el concejal de IU en Azuqueca Emilio Alvarado y la Responsable Federal de derechos y libertades, Angeles Yagüe. Ambos compañeros están recusados como instructores, debido a que como miembros del Consejo Político Provincial votaron a favor de abrir expedientes a todos estos compañeros, es decir, son juez y fiscal en estas sanciones. Pese a estar recusados, la actual mayoría de Guadalajara que apoya a Llamazares siguió con el procedimiento.

El verdadero motivo de las sanciones es haber luchado de forma consecuente contra una agresión fascista en Guadalajara, movilizar a los jóvenes y a los trabajadores y combatir la perniciosa idea de que dicha agresión es producto de un enfrentamiento entre “bandas juveniles”. Los “argumentos” por lo que estos compañeros nos sancionan son increíbles, y tratan de ocultar las responsabilidades derivadas de su actuación durante la campaña contra las agresiones fascistas, que en la práctica llevaban a la pasividad ante un hecho tan grave. Intentan sofocar toda crítica interna dentro de IU y reflejan métodos antidemocráticos y estalinistas que son impropios de una organización plural como IU.

En la acusación a Carlos Rodríguez se puede leer: “es notorio que ha incumplido una y otra vez, de manera consciente y públicamente, este principio básico de cualquier organización democrática. D. Carlos Rodríguez de la Rosa no ha respetado reiteradamente los acuerdos tomados democráticamente por los órganos correspondientes de IU, previos los oportunos debates, y también los ha cuestionado y combatido públicamente una y otra vez, dañando con ello la imagen interna y externa de IU”. Esto es completamente falso. Carlos Rodríguez no pudo haber vulnerado acuerdos tomados previamente debido a que el máximo órgano de dirección de la que forma parte, la Ejecutiva Provincial, no se reunió, debido a la negativa del Secretario de Organización, para debatir con urgencia la postura que IU en Guadalajara respecto a las agresiones fascistas. La excusa fue “que estaban muy ocupados”. La siguiente reunión a la que fue convocado fue para anunciarle de que iba a ser sancionado.

A Hilario Gil, afiliado de base, se le expulsa por haber votado al PSOE en las elecciones del 14 de marzo y haberlo manifestado abiertamente dentro de la organización. Es decir por un delito de opinión.

A Diego Herchhoren se le expulsa de la organización entre otros cargos por un delito de opinión, en concreto por “proponer en la Asamblea Local de IU de Guadalajara el 3 de noviembre de 2004 que se incumpla el acuerdo de gobierno con el PSOE, que fue aprobado por la Asamblea Local de Guadalajara por unanimidad, y que se rompa con el programa de IU federal sobre mejora de la financiación municipal”. También por “Sostener en un foro público de Internet, el 28 de diciembre de 2004, a las 13:04 horas, que ‘la cuestión de hasta qué punto no se respetan los derechos humanos en Corea del Norte está sumida en el terreno de la especulación y que poco se sabe a ciencia cierta’ sobre el particular, en contra de lo que dicen los informes de la ONU y de Amnistía Internacional sobre el caso”. Todo esto es motivo de expulsión para la mayoría y vulnera gravemente los estatutos de IU. Sobran las palabras.

A Darío Herchhoren también se le expulsa por delitos de opinión, por, entre otros cargos, “enviar el 8 de febrero de 2005 una carta a la sede de IU de Guadalajara en la que se acusa infundadamente a la dirección de IU, entre otras cosas, de lo siguiente: que no le importan los ciudadanos, que son insensibles al dolor ajeno, que para ellos lo importante son sus mezquinos intereses y que son unos fascistas autóctonos”, acusación esta ultima que Darío Herchhoren nunca hizo. O por “afirmar ante la prensa que IU hace seguidismo del PSOE, que es un apéndice del PSOE y que IU se hunde, tal y como recoge el diario Nueva Alcarria, el 17 de febrero de 2005”.

A Jaime Sinde se le expulsa por un año por, entre otras cosas, expresar opiniones en un foro de Internet, según la sanción por “referirse al Documento Político aprobado por la VIII Asamblea Federal con más del 80% de los votos, afirma que fue aprobado como resultado de un reparto de una tarta entre sectores del aparato casi todos ellos sin principios políticos”. En definitiva disentir públicamente y decir la verdad.

Hemos de frenar estas expulsiones. Ahora es el Consejo Político Regional de IU de Castilla - La Mancha el que en última instancia va a decidir si estas sanciones son firmes o no. Los represaliados de IU en Guadalajara vamos a lanzar una campaña estatal dentro de la organización con faxes y formación de Comités de Solidaridad en todo el Estado para presionar y echar atrás este atropello que amenaza gravemente el futuro de IU no sólo en Castilla - La Mancha sino también en todo el Estado.

Para más información sobre las sanciones y la lucha contra las agresiones fascistas en Guadalajara leer los artículos publicados en El Militante nº 181.

Carlos Rodríguez

Miembro del Consejo Político Regional de IU-Guadalajara


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org