Imprimir
El pasado 18 de junio el Juzgado nº 1 de lo Contencioso Administrativo de Guadalajara dictó sentencia a favor de Carlos Rodríguez de la Rosa, miembro del Consejo Político Regional de IU de Castilla-La Mancha y de la corriente marxista agrupada entor El pasado 18 de junio el Juzgado nº 1 de lo Contencioso Administrativo de Guadalajara dictó sentencia a favor de Carlos Rodríguez de la Rosa, miembro del Consejo Político Regional de IU de Castilla-La Mancha y de la corriente marxista agrupada entorno al periódico El Militante. Así, queda revocada la sanción administrativa de 90 euros impuesta por la Subdelegación del Gobierno de Castilla la Mancha a Carlos, por los acontecimientos ocurridos tras la manifestación contra la guerra de Iraq celebrada el pasado 20 de marzo de 2004. La Subdelegación acusaba al compañero de haber realizado pintadas con el texto “asesinos” en la sede del Partido Popular de Guadalajara. La única prueba era el testimonio de un policía local que dice haberlo visto realizando las pintadas y del policía nacional que afirma haberle visto bajar las escaleras de acceso a la sede del PP.

El juez da toda la razón al compañero y afirma que en la instrucción de la sanción se vulneró el derecho democrático a la defensa, al no permitir la declaración de un testigo que es citado en el informe policial y que incriminaba al compañero.

La lucha sirve

Esta sentencia es una gran victoria para los jóvenes y trabajadores de Guadalajara, supone demostrar sin ningún género de dudas que todas las acusaciones de la dirección del PP, fruto de la denuncia tras las pintadas, fueron mentiras destinadas a desviar la atención de la guerra de Iraq y utilizar este asunto electoralmente, intentando criminalizar a todos los que lucharon contra la guerra. Forma parte de la larga cadena de mentiras que empezó con el Prestige, continuó con la guerra en Iraq y terminó el 11 de Marzo

También es fruto de los métodos utilizados por los marxistas de El Militante frente a todos aquellos que, fundamentalmente desde un sector de la dirección provincial de IU, quisieron silenciar el tema y no dar una batalla pública. Durante todo el año anterior apelamos al conjunto de los trabajadores y jóvenes, recogimos 1.500 firmas de apoyo, el Sindicato de Estudiantes convocó una jornada de huelga en protesta e hicimos una campaña en los medios de comunicación con gran éxito, antes y durante el juicio, que ha permitido dar un serio revés a la derecha y fortalecer las posiciones de los marxistas en Guadalajara.