Corriente Marxista Internacional

La Policía Nacional establece objetivos semanales de detenciones
La Policía Nacional establece objetivos semanales de detenciones
 
Tras una reunión de comisarios el pasado 12 de noviembre en la comisaría de Villa de Vallecas se distribuyó por todas las comisarías de la Policía Nacional de Madrid un documento interno con directrices muy claras: "Extranjeros: en base a la población de cada distrito hay que hacer un número de detenidos". La comisaría de Vallecas tenía un cupo de 35 detenciones por semana, "si no los hay, se va a buscarlos fuera del distrito", ordenaba el texto citado. En algunas comisarías se eleva la cifra a 50, como es el caso de la de Moncloa.

Las detenciones indiscriminadas en busca de inmigrantes sin papeles se suceden en plena calle o a las salidas del Metro o Cercanías de los barrios obreros de la ciudad. Las cifras de delincuencia son abiertamente manipuladas para tratar de justificar estas detenciones que se realizan por acento, aspecto o color de piel. Son los únicos rasgos que diferencian a los trabajadores extranjeros de la multitud de trabajadores que regresan a sus casas del trabajo y que en Madrid suponen un 17% (574.874) del total que vive en la Comunidad.
Desde el sindicato Unión Federal de Policía se denunció públicamente que en algunas comisarías daban incluso días libres a los agentes por realizar esta práctica. Lógicamente el trato variaba si los policías se negaban a realizar redadas o no llegaban a la "productividad deseada".
Mientras, Alfredo Pérez Rubalcaba negaba en rotundo la existencia de redadas alegando el cumplimiento estricto de la ley y que se revisarían los posibles "malentendidos" (El País, 16/02/09). Sin embargo, como se supo posteriormente, la orden venía directamente del ministerio.
Este es el paso siguiente a la Ley de Extranjería, a la directiva de la vergüenza planteada por la UE y al plan de retorno desarrollado por el gobierno, que "invita" a los trabajadores extranjeros regularizados a regresar a sus países de origen. Ello supone renunciar al permiso de residencia y trabajo que tanto esfuerzo conlleva. Ahora toca sufrir de nuevo el desarraigo y las pésimas condiciones (agravadas por la crisis) de las que habían huido, muchos jugándose bastante más que el poco capital al que pudieran tener acceso. Son los mismos trabajadores que contribuyeron a multiplicar los beneficios de los capitalistas en el boom económico.

Multas por cobijar a inmigrantes

La gota que colma el vaso, es el anuncio que se podía leer en la prensa el 25 de febrero. "El Gobierno pretende multar con sanciones de hasta 10.000 euros a quienes den cobijo a inmigrantes sin papeles" (20 Minutos). Se ha aprobado ya en el Consejo de Ministros el anteproyecto de reforma de la Ley de Extranjería. Es absolutamente vergonzoso que un gobierno alzado por los trabajadores para expulsar a la derecha esté haciendo exactamente su misma política: regalar millones de euros a los bancos, 65 horas laborales, plan Bolonia en Educación y ahora persecución, encarcelación y expulsión de trabajadores inmigrantes. No sólo eso, pretenden claramente dividir a la clase utilizando además a los medios de comunicación burgueses para mentir y manipular, como han hecho descaradamente con las protestas en Gran Bretaña.
Demagógicamente, el embajador marroquí mostraba su malestar al conocer que sus compatriotas eran objetivo prioritario de las expulsiones ya que su traslado era más barato. Dijo que "si hay un país que coopera con España en materia migratoria es Marruecos y a la vista están los resultados (...) ¿es ésta manera de agradecérnoslo?". Por supuesto que al régimen dictatorial de Marruecos no le preocupa que sus "compatriotas" vivan en condiciones de semi esclavitud en el Estado español y en otros países de Europa, ni tiene ningún inconveniente en explotarlos y reprimirlos salvajemente en su propio país. Lo que le fastidia es no poder utilizar más intensamente la vía de escape de la emigración como una forma de evitar tensiones internas, que se acentuarán con la crisis, en Marruecos.
Los sindicatos tienen que convocar a la lucha de manera inmediata y unificada a los trabajadores, nativos y extranjeros, para hacer frente a estos ataques. Nuestros intereses son los mismos y nuestra lucha ha de ser una.

Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org