Corriente Marxista Internacional

El jueves 4 de julio la estatua de Franco ubicada en la entrada de Ferrol fue retirada. Aunque hay que reconocerle al BNG, que actualmente ostenta la alcaldía, que haya hecho lo que anteriores gobiernos municipales PSOE-PCE debieron hacer antes y no José Rico

Ferrol

El jueves 4 de julio la estatua de Franco ubicada en la entrada de Ferrol fue retirada. Aunque hay que reconocerle al BNG, que actualmente ostenta la alcaldía, que haya hecho lo que anteriores gobiernos municipales PSOE-PCE debieron hacer antes y no hicieron, en realidad la estatua no se elimina, sino que se traslada a otro lugar. Ni siquiera aprovecharon la ocasión para eliminar la placa con el texto íntegro del testamento de Franco, que también fue trasladada a la nueva ubicación.

¿Cuál es esa nueva ubicación? Pues durante meses se estuvo diciendo a la opinión pública que a un lugar del recinto de la Marina, justo al lado de los astilleros Bazán, por donde tenía que pasar para llegar a su supuesta ubicación final. El Sector Crítico de CCOO levantó la voz para decir que la estatua representaba todo el sufrimiento que la dictadura franquista infligió a la clase obrera y que además esa ubicación, al lado de Bazán, era un insulto a la lucha de los trabajadores ferrolanos contra la dictadura, y planteó que el movimiento sindical debería impedirlo. Pero nadie respondió. Y aun encima, a la hora de la verdad, la ubicación final fue dentro de la propia Bazán, aunque quedará englobada dentro del recinto militar por el procedimiento de tirar la verja de separación entre ambos recintos y levantar otra nueva.

Es bastante penoso que los sindicatos de Galicia, que todos los años conmemoran los sucesos del 10 de marzo de 1972, cuando dos trabajadores de Bazán fueron asesinados por la policía fascista durante una manifestación en defensa del convenio colectivo, y que incluso instituyeron dicha fecha como "Día da Clase Obreira Galega", al considerarla un hito de la lucha de los trabajadores gallegos contra la dictadura, se callen la boca ante estos hechos. Y más penoso es que el Comité de Empresa de Izar-Ferrol (el nombre actual de la antigua Bazán) emitiese el 5 de julio, ya con la estatua en su nuevo sitio, un comunicado de protesta ¡rechazando dicha ubicación!

Como dijo un afiliado de toda la vida de CCOO cuando vio la estatua al entrar a trabajar en el astillero el día 5, "tenía claro que estos sindicalistas que hoy tenemos en el Comité no saben adónde van; ahora también tengo claro que tampoco saben de dónde vienen".


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org