Corriente Marxista Internacional

Las Elecciones Generales en Galicia y la situación del BNG

Abril de 2004

Aunque las elecciones generales del pasado mes de marzo revelan en Galicia las mismas tendencias de fondo que se registran en todo el Estado sí hay una serie de datos y rasgos particulares a destacar. El primero es que por primera vez desde el final de la dictadura, la suma de votos de la izquierda en Galicia supera, en unas elecciones generales, a los de la derecha. PSdeG-PSOE, BNG y EU-IU logran el 51% de los sufragios en la Comunidad Autónoma.

Si en las elecciones del 2000 la derecha aventajaba a la izquierda en más de 170.000 votos, ahora ésta supera a aquella en casi 80.000. En puntos porcentuales esto se traduce en que la derecha pasa de tener 10 puntos más que la izquierda, a tener 4,5 menos que ésta. Ese vuelco abre la perspectiva política de una derrota del PP en la Xunta, cuyas elecciones se celebran el próximo año.

La victoria de la izquierda se ve subrayada aún más por el hecho de que en unas elecciones generales todo el voto de la derecha se concentra en el PP, a diferencia de unas elecciones municipales o autonómicas, en las que el voto de la derecha está más disperso, debido a que diversos caciques locales presentan sus propias candidaturas. Y aun así, la participación masiva de jóvenes y trabajadores, llevando la abstención a la cota más baja de la historia de Galicia, ha permitido estos resultados.

Los tres últimos años han sido testigos de un auge de la movilización social en Galicia impresionante. Huelga general de Galicia el 15 de junio de 2001, lucha contra la LOU —siendo Santiago la vanguardia del movimiento en todo el Estado—, la huelga general del 20-J, explosión social contra la actuación del PP en relación al hundimiento del Prestige, lucha contra la guerra imperialista en Iraq...

Sin embargo, esta situación tan sólo se expresó parcialmente en las elecciones municipales de mayo de 2003. Las direcciones del PSdeG y del BNG no lograron entusiasmar a la juventud y a la clase obrera gallega desperdiciando una oportunidad para que el avance de la izquierda fuese mucho más profundo. Los brutales atentados del 11-M en Madrid perpetrados por terroristas islámicos y la escandalosa manipulación del PP, intentando evitar a toda costa que la población los asociase a la intervención imperialista en Iraq, provocaron una movilización social y electoral impresionante, sacando a la superficie, en 4 días, procesos acumulados durante años y propiciando una contundente derrota de la derecha. En esa ocasión las elecciones reflejaron con más claridad el ambiente de gran malestar social que se viene acumulando en los últimos años y que en tantas ocasiones se expresó en la movilización masiva.

Victoria clara de la izquierda

El PP en Galicia obtiene, en total, 812.282 sufragios, lo cual supone una pérdida de casi 76.000 votos (el 8,5% de su electorado, más que la media de retroceso en el Estado) y pasar del 54% al 46,5% del total de votos.

El PSOE obtiene un pronunciado ascenso de 13,7 puntos porcentuales y 263.000 votos más, hasta situarse en el 37,4% (con 653.597 votos). Por su parte, el BNG sufre un severo retroceso, al perder un tercio de sus votantes (100.000) del año 2000 y quedarse con el 11,77% de los sufragios (205.613 votos) frente al 18,62% que obtuvo en 2000. Esquerda Unida-Izquierda Unida (EU-IU) sigue teniendo un peso muy débil en Galicia, aunque en esta ocasión consigue 4.000 votos más, hasta alcanzar 30.894 (el 1,77%)

Por provincias, la suma de PSdeG y BNG supera al PP en las dos más pobladas (A Coruña y Pontevedra) y se queda a 4.000 votos del PP en Lugo. Ourense, la de menor peso demográfico, sigue en manos del PP. No obstante, la dispersión poblacional en Galicia distorsiona los datos globales. En realidad, estas elecciones han evidenciado con claridad que al PP sólo le queda como único bastión las aldeas del interior.

Si atendemos al tamaño de los municipios, comprobamos que, en cifras aproximadas, la suma del voto de PSdeG y BNG en el total de municipios de más de 10.000 habitantes, alcanza el 55%, superando al PP en 10 puntos porcentuales. En sentido contrario, los municipios con menos de 2.000 habitantes (cada uno de los cuales agrupa a multitud de pequeñas aldeas) dan al PP casi el 60% de los votos. Pero es precisamente en los municipios pequeños donde proporcionalmente más cae el PP (aunque sigue conservando una enorme ventaja respecto a la izquierda). En las 8 ciudades gallegas (incluyendo Vilagarcía) gana rotundamente la suma de votos de la izquierda (y en 5 de ellas la lista más votada es la el PSdeG).

Votos en municipios de más de 10.000 habitantes

PSdeG + BNG

250.000

490.000


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org