Corriente Marxista Internacional

En Álava viven cerca de 9.000 pobres y alrededor de 63.000 personas carecen de una situación de bienestar.

La pobreza es algo que le puede llegar a cualquiera, algunas familias de clase media-baja están empezando a experimentar las consecuencias de esta realidad. La crisis azota de lo lindo y Cáritas ya avisaba que la pobreza sobre todo tiene rostro de mujer en la provincia ( el 70% de las personas atendidas en la asociación son mujeres ).

Los ERES el incremento del paro las personas endeudadas....con todo este panorama cada vez son más las mujeres de clase

media-baja que se han visto obligadas a ejercer la prostitución para mantener a sus familiares.

Por otro lado la defensora para la igualdad del hombre y la mujer de Euskadi, Maite Erro, ha denunciado al alertar de que se están debilitando los derechos del colectivo femenino debido a que los despidos a embarazadas se están dando de forma alarmante y frenan a otras trabajadoras que quieren ser madres. Al hilo de todo esto muchas familias están teniendo que acudir a comedores sociales con la vergüenza que eso les produce y la pregunta de qué hago yo aquí.

La pobreza la mayor irracionalidad del sistema capitalista

Con todos estos datos encima de la mesa, y con los cantos de sirena que nos vienen de los representantes que han provocado la mayor crisis financiera y económica desde la segunda guerra mundial, como la reforma laboral, mayor flexibilidad laboral, abaratamiento del despido...  llámese FM.I. Banco de España y algún que otro ex-ministro "socialista"; la situación requiere una respuesta contundente por parte de nuestras organizaciones sindicales.

En Euskadi ya ha habido un anticipo con la huelga del 21-M con todos sus peros... pero los trabajadores no se quedaron con los brazos cruzados. Ahora toca que frente a este panorama que tenemos dichas organizaciones sindicales llamase UGT CC.OO o ELA o LAB se tomen en serio este asunto y elaboren una serie de reivindicaciones inmediatas para paliar los efectos dramáticos de la crisis (salario mínimo de 1000 euros, subsidio indefinido hasta encontrar un trabajo, no a la precariedad laboral, reducción de la temporalidad, no a los ERES, Y reducción de la eventualidad en el sector público). Con todo ello tienen que dejar atrás la división sindical que especialmente en Euskadi estamos padeciendo los trabajadores y pasar a la acción con campañas de sensibilización, movilizaciones y por supuesto si esta situación sigue deteriorándose no descartar la convocatoria de una huelga general en todo el Estado para frenar la mayor lacra de este sistema, la pobreza que inevitablemente persistirá mientras el capitalismo no esté en el estercolero de la historia enterrado.

NOTA-Los datos aportados son del Diario de Noticias de Álava 7/10/09


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org