Imprimir
¡BASTA YA DE REPRESIÓN CONTRA LOS DERECHOS DEMOCRÁTICOS! HAY QUE COMBATIR LA POLÍTICA DE LA BURGUESÍA VASCA (PNV-EA) CON UN PROGRAMA GENUINAMENTE DE IZQUIERDAS ¡BASTA YA DE REPRESIÓN CONTRA LOS DERECHOS DEMOCRÁTICOS!

HAY QUE COMBATIR LA POLÍTICA DE LA BURGUESÍA VASCA (PNV-EA) CON UN PROGRAMA GENUINAMENTE DE IZQUIERDAS

La muerte de los presos Igor Angulo y Roberto Sainz esta semana pasada en la cárcel y, la respuesta brutal del PNV, enviando a la ertzaintza para impedir a golpe de porra y pelotazos cualquier homenaje y despedida a los mismos, tomando el cementerio y amenazando con cargar en el propio funeral, indican una vez más cual es la verdadera cara del PNV, como defensor de los intereses de la burguesía vasca. Mientras su portavoz Miren Azkarate “denunciaba la política de dispersión de los presos por parte del PSOE”, Josu Jon Imaz dejaba claro “que el tiempo se acaba” y “que la ertzaintza cumplirá con la legalidad”.

El viernes 3 de marzo el PNV cargó contra la manifestación en Gasteiz y detuvo a dos personas, entre ellas el portavoz de la Asociación de Víctimas del 3 de marzo, Andoni Txasko. Esta brutal represión de la manifestación, se produce 30 años después del asesinato de cinco trabajadores por la policía franquista dirigida por Fraga Iribarne, mientras que los responsables de estos asesinatos nunca han sido juzgados ni las víctimas reconocidas como víctimas del terrorismo de estado.

El sábado la actuación policial en Portugalete dejó un saldo de decenas de heridos y contusionados por la carga indiscriminada de la ertzaintza, que se empleó a fondo para impedir el último adiós a los presos.

La suspensión de todas las actividades de Batasuna durante los dos próximos años, el cierre de sus sedes, la prohibición del acto político el pasado 21 de enero en el BEC de Baracaldo, el sumario 18/98, etc.; son fruto de la presión de los sectores más reaccionarios del aparato del Estado y de sus representantes del Partido Popular. Estos herederos del franquismo, quieren impedir a toda costa cualquier avance en los derechos democráticos de las nacionalidades históricas, levantando la bandera del más rancio nacionalismo español, vociferando contra aquellos que defienden la negociación e insistiendo en incrementar más las medidas represivas. Como dijo Maria San Gil, “hay que dejar claro que aquí hay vencedores y vencidos”.

Por su parte los dirigentes del PSOE, en lugar de proceder a una depuración inmediata del aparato del Estado heredado del franquismo, eliminar la reaccionaria Ley de Partidos o acabar con la política de dispersión y defender el derecho de autodeterminación, adoptan medidas tibias y hacen continuas concesiones a la presión de la derecha en todos los terrenos. Fruto de ello es la brutal política carcelaria que permite que, a pesar de que más de un centenar de presos hayan cumplido ya su condena según la legislación vigente, permanezcan aún en la cárcel, sometidos al aislamiento, la dispersión, aplicando, de hecho, la cadena perpetua. Se trata de medidas destinadas a minar la moral de los presos y permitir que la práctica de la tortura quede impune, como han demostrado continuas denuncias y testimonios, sin ir más lejos la de Unai Romano.

El gobierno tripartito de Ibarretxe en minoría, pudo ser constituido gracias a los votos recibidos por EHAK. El PNV también ha recibido el apoyo del PSOE para sacar adelante sus presupuestos en la cámara vasca.

Los hechos están demostrando que los derechos democráticos para Euskal Herria no se van a conseguir en una mesa con la burguesía vasca. El PNV lo ha dejado bastante claro este fin de semana con el lenguaje de la porra.

Hay que exigir a la izquierda que rompa sus acuerdos con la derecha, vasca o española. La única forma de pararles los pies es apoyarse en la clase trabajadora para defender una política de independencia de clase y auténticamente socialista.

Las acciones individuales, como la experiencia ha demostrado, no sirven sino para fortalecer al sector más reaccionario del aparato estatal y justificar sus acciones frente a la clase obrera y la juventud. En ese sentido, es un paso adelante la Jornada de huelga y movilización convocada para el próximo jueves 9 de marzo. Es preciso llegar a capas más amplias de la clase trabajadora y la juventud, haciendo un llamamiento a la unidad de acción de las organizaciones políticas y sindicales de la izquierda. Es necesario además, plantear de forma concreta la vinculación entre la lucha por los derechos democráticos y la lucha por reivindicaciones en beneficio de los trabajadores y la juventud, en contra de la política antiobrera del gobierno dirigido por el PNV. El PNV-EA, al igual que el PP, no solo está atacando los derechos democráticos sino que está aplicando una política brutal de privatizaciones, recortes salariales y cierres de empresas, con accidentes laborales que se producen diariamente.

La lucha por la unificación territorial de Euskal Herria y por el derecho de autodeterminación y la lucha por el socialismo, son una y la misma lucha contra el capitalismo opresor y centralista.