Imprimir

Comunicado del Sindicat d'Estudiants y CMI - Militant

Es completamente inaudito que más de 30 años después del final de la dictadura franquista, un joven de Terrassa, Francesc Argemí, Franki, acabe encarcelado por descolgar una bandera española, con una pena de 2 años y siete meses. Como en los tiempos de la dictadura, en el que hacer una pintada, repartir una hoja o hacer una reunión podía comportar penas de prisión, hoy nos encontramos que se sigue considerando delitos cosas tales como hacer una caricatura, quemar unas fotos o descolgar una bandera española.

Comunicado del Sindicat d'Estudiants y CMI - Militant

Es completamente inaudito que más de 30 años después del final de la dictadura franquista, un joven de Terrassa, Francesc Argemí, Franki, acabe encarcelado por descolgar una bandera española, con una pena de 2 años y siete meses. Como en los tiempos de la dictadura, en el que hacer una pintada, repartir una hoja o hacer una reunión podía comportar penas de prisión, hoy nos encontramos que se sigue considerando delitos cosas tales como hacer una caricatura, quemar unas fotos o descolgar una bandera española.

En estos días hemos oido por parte de los políticos y de los medios el mismo discurso
laudatorio de siempre sobre los protagonistas de la "transición", con motivo de la muerte de l'ex-ministro de Franco, Calvo Sotelo. Delante del encarcelamiento de Franki, de la ilegalización de las organizaciones sociales y políticas abertzales y el encarcelamiento de todos sus dirigentes, del todavía reciente encarcelamiento de los dirigentes obreros Cándido y Morala, etc., el contraste entre este discurso idílico de la "transición" y la realidad presente de persecución política y de conculcación de derechos democráticos esenciales no puede ser más grande.

Es una vergüenza que más de 30 años después de de la muerte del dictador, persistan leyes como las que han permitido llevar a
Franki a la prisión. Es una vergüenza que tengamos un aparato judicial en manos de los mismos franquistas de hace 30 años, porque nunca se ha llevado a cabo una depuración de los elementos fascistas del aparato estatal. Esto se ve claramente cuando los grupos fascistas agreden y actúan con total impunidad, mientras que un joven como Franki acaba en prisión por descolgar una bandera española.

Desde el Sindicado d'Estudiantes y la Corriente Marxista Internacional hacemos un llamamiento a la movilización para exigir la liberación inmediata e incondicional de Francesc
Argemí, Franki. Los jóvenes y trabajadores debemos defender nuestros derechos democráticos, el derecho de reunión y manifestación, de huelga, de libertat de expresión... no podemos permitir que nos quiten estos derechos esenciales para nuestras luchas. Los dirigentes de los partidos que están al gobierno de la Generalitat (PSC, ERC, ICV, EUiA) tienen la responsabilidad de restituir de forma inmediata la libertad de Francesc Argemí, Franki, deshaciendo lo que el juez ha decidido. Es esta tan sólo una cuestión mínima e inmediata: la liberación de Franki.

En un plano más general, se habría de abordar de una vez por todas es la eliminación de todas las leyes antidemocráticas que se nos impusieron a la "transición", empezando por la misma Constitución española, y la depuración completa del aparato judicial y policial.

Texto original en catalá