Corriente Marxista Internacional

Desde El Militante hemos apoyado la lucha de los trabajadores de Puertollano con la publicación de artículos, edición de hojas explicativas y de valoración de la lucha, participando en las manifestaciones, piquetes, etc...

A nuestra redacción ha llegado esta carta que explica las condiciones de seguridad de la empresa y que demuestra como a la patronal la vida y la salud de los trabajadores y sus familias les importa un ardite con tal de mantener sus beneficios.

Saludos compañeros:

He visto que habéis hecho un seguimiento sobre los sucesos de Puertollano.

Paso a expresaros algunos datos sobre las refinerías de Repsol, que creo pudieran ser de vuestro interés y tal vez de algún medio de comunicación, si lo estimáis oportuno:

Cartagena: Valle de Escombreras: industria química, a cuya cabeza se sitúa el complejo petroquímico Repsol-YPF. Al fondo del valle, 2.000 vecinos (Alumbres) cercados por el complejo y por un proyecto de enterramiento de depósitos de Butano a 50 metros del pueblo. Sin prácticamente salidas por carretera y con una vía para dar salida a los productos petroquímicos que parte el pueblo en dos.

Muskiz (Vizcaya): explosión en la refinería de Petronor (Grupo Repsol) en 2002, proyecto de planta de ciclo combinado en la zona, que afectaría a Muskiz y las poblaciones de Ziérbena y Abanto y Ciérvana (en este último municipio, en el barrio de Las Carreras, las instalaciones de la planta están a menos de 100 metros de las casas).

La Coruña: asentamiento de la refinería de Repsol en el municipio de Arteixo (PP). La Refinería está cercada por las poblaciones limitantes (pegadas) de La Coruña y el barrio de Meicende (Arteixo). En el intervalo de dos semanas, dos accidentes con trabajadores heridos. El subsuelo de la ciudad está horadado por las canalizaciones de Repsol que van de la Refinería al puerto.

Una vez comentados los anteriores detalles, algunos otros de interés:

Las instalaciones son todas de inicios de los 60. Su mantenimiento es más que precario: deterioro a simple vista, envejecidas, oxidadas, contaminantes (aunque estén por debajo de los datos oficiales de emisiones). La seguridad, muy alta en apariencia, está hipotecada por una política de objetivos de productividad de cada planta, que prioriza el ahorro en costes, especialmente en mantenimiento. Eso significa que se establece una remuneración con pluses por ahorro en materiales. Sistemas de seguridad ideales sin coste en modernización de infraestructuras (¿se entiende?).

Parece ser que con diferentes énfasis y éxitos, los virreyes (directores generales de las refinerías) destinan “inversiones” para “fondo de reptiles” (compra de voluntades) de instituciones políticas (Ayuntamientos y Comunidades Autónomas) y tejido asociativo “próximo” (no beligerante). En el caso de Muskiz, Arteixo-La Coruña se ha denunciado en varias ocasiones la permisividad de las autoridades con Repsol en relación a la seguridad, planes de evacuación, etc...

La mayoría de las refinerías aportan escaso valor en nuevos productos (plantas de ciclo combinado, plantas de coque...), destinando su actividad principal a refinar una y otra vez el petróleo para obtener productos básicos (gasolinas con octanaje muy contaminante para el Tercer Mundo, donde son menos estrictos en requerimientos medioambientales, asfaltos, plásticos...).

Un saludo.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org