Corriente Marxista Internacional

En noviembre de 2003 celebraremos el 86 Aniversario de la olvidada revolución de Octubre, esa revolución que dejó pasmado al mundo en 1917 saltando por los aires miedos y mitos; que le abrió al mundo las puertas de un nuevo proyecto; que le dio a l En noviembre de 2003 celebraremos el 86 Aniversario de la olvidada revolución de Octubre, esa revolución que dejó pasmado al mundo en 1917 saltando por los aires miedos y mitos; que le abrió al mundo las puertas de un nuevo proyecto; que le dio a la teoría marxista los olores de tierra firme. De esta gloriosa revolución amen del estrepitoso fin que creen que ha tenido está ligada toda la esperanza de los que pensamos en que un buen detalle salvará al mundo. No crea nadie que esta revolución: ésa que cantó en el Aurora y en el Palacio de Invierno, es la misma que terminó en un otoño de 1990 cuando unos hombres ajenos por completo a ella, decidieron que su corbata no le quedaba con el Socialismo y al ritmo de un vodka de importación decidieron pasar de un lado a otro de la barra. La luminosa revolución de los Soviet ya no era (y A Dios gracias) ese tibio gobierno que se deslizó hasta finalizar la penúltima década del siglo el siglo XX.

Pero la Historia nunca deja de sorprendernos con sus raros enlaces: El 7 de noviembre de 1878 nació uno de los revolucionaros más consecuentes de todas las épocas. Lev Davidovic Bronstain. Conocido por León Trostky, admirado por unos, difamados por otros... olvidado por la mayoría, excepto por lo testarudo de los acontecimientos. A 125 años de su nacimiento, la incapacidad del capitalismo para ofrecer una alternativa de supervivencia a la humanidad, y la desastrosa resaca de la practica socialista de Europa, nos detienen frente a la casita de Coyoacan en México. La bandera de la Hoz y el martillo, símbolo último de la revolución socialista, sigue ondeando silenciosa rodeada de los testimonios más atroces de la muerte de su último morador.

Trotsky y Natalia, no yacen en Rusia..En Rusia yace la familia Ramanov. Con todo y su zar, enterrada con honores militares y gran pompa presidido el funeral por los que fueran dirigentes comunistas. La verdad del socialismo de Europa no duerme en el viejo continente. Si no en el místico México, en el Continente que en los últimos años más ha recordado que la lucha social es el único camino para la igualdad. América Latina.

No encontrando el viejo revolucionario asilo en Europa, fue recibido de la mano del pincel de Diego de la sensualidad de Frida y del revolucionario Lázaro Cárdenas. Se unieron en un mismo fin los destinos del marxismo más consecuente y el simbolismo del arte más avanzado en esta región del mundo. Esta región que no esta esperando, parece ser, por que dicten normas, ni metodologías para conquistar su libertad y su justicia. Ahí están los últimos acontecimientos hablando por sí mismos. En cada uno de ellos está el sello del viejo alemán Carlos Marx. Pues el marxismo sí tiene fundamentos científicos y la verdad no espera que haya ojos para verla o pericia preverla.

Después de la última década del pasado siglo, cuando el mundo colapsaba en el supuesto fin de la historia de manos del neoliberalismo, los rusos con la anuencia de los nietos de los “terminadores estalinistas” comenzaron histéricos a tumbar estatuas y corrían con el cadáver de Lenin como una papa caliente, sin saber por fin donde enterrarlo, trataron de restaurar todo el mundo anterior, reviviendo a la princesa Anastasia, etc. Y cayeron en el sistema más deprimente y servil que se había conocido. La mafia gobernada por los antiguos dirigentes del Comité Central concentró todo un poder oscuro, el mismo y de la misma especie que el poder burocrático y tenebroso que liquidó al ala izquierda , derecha y fondo del autentico partido bolchevique, el mismo poder que asesinó al movimiento comunista internacional y lo convirtió en una colonia ideológica de Stalin, el mismo poder que hicieron de las maravillosas ideas de Lenin patéticas normas, el que desterró del pensamiento comunista la idea de la revolución, canonizando el socialismo en un solo país. Lo que hizo la URSS después de la inoportuna muerte de Lenin no fue el socialismo en un solo país. No fue socialismo, nunca lo fue ...ahora vemos que tampoco fue país, la URSS se desintegró como copa de vidrio. ¡Ay de aquellos que creen que la historia se mide en días!.. Su métrica es otra y es evidente ahora el fin de ese modelo.

Es criminal entonces que los actuales movimientos de izquierda renuncien a veces hablar del marxismo y el leninismo, por el fin estrepitoso de la URSS. Este fin ha sido el mejor de los argumentos para tener fe en aquellos revolucionarios que pensaron que el internacionalismo es la piedra angular del triunfo de estas ideas. Este fin demuestra cuanta verdad tenia Lenin y sus seguidores. El oscuro poder de Stalin acabó con todo, ni la derrota del fascismo puede redimirlo de haber tratado de extirparle la inteligencia, la agudeza y la audacia de pensamiento a los ideales socialistas.

Trotsky fue el ultimo de los leninistas contemporáneos con el líder de la clase obrera. Este oscuro poder logró mentir descaradamente sobre el jefe del Ejercito Rojo convirtiéndolo en un loco y un terrorista y hasta cómplice de Hitler. No feliz con su obra logró ese poder que Mercader lo asesinara un 20 de agosto ...Lo que afortunadamente no pudo fue arrancar la bandera roja de Coyoacan. Cuando caían monumentos e ideas de la URSS y el mundo con Fukujama gritaba alaridos incoherentes, cuando todos los revolucionarios del mundo cerraban los ojos con horror y los reaccionarios se frotaban las manos.. en Coyoacan como un símbolo misterioso seguía ondeando bajo el sol ancestral de México la bandera de la Hoz y el martillo.

Muchos compañeros me dicen que aunque es cierto, ya ha pasado mucho tiempo y que las ideas tomaran vigor de otra manera que el 11 de septiembre nació en New York bajo el estruendo de las Torres otra fase del imperialismo. El militarismo que muy bien ha reseñado Petras, como nueva fase del imperialismo requerirá nuevas formas de lucha, que ya esta Internet, que el mundo es unipolar.. ¿A que viene entonces este recuerdo sobre León Trotsky? Muy sencillo. En historia olvidar es pecado secular. Dijo el visionario de América José Martí “El que pone de lado, por voluntad u olvido, una parte de la verdad, cae a la larga por la verdad que le faltó, que crece en la negligencia, y derriba lo que se levanta sin ella”

Volver atrás ahora que es evidente que la historia comienza es necesario. Es adelanto y no retroceso. Decía el Che más o menos que si un aviador pierde el rumbo no debe tratar de corregirlo en el punto donde lo se dio cuenta de que lo perdió. Debe volver a puerto y retomarlo entonces. Para todos aquellos que pensamos que el socialismo tal como lo enunció Carlos Marx, enriquecido por tantos y tantos después, es el verdadero camino a la paz, la justicia y la solidaridad. llegaremos a este punto olvidado en algún momento. No mencionar al marxismo y sus derroteros por temor o por ser populares nos puede volver a llevar a encrucijadas peligrosas. Galileo Galilei se retractó a los 70 años de su visión heliocéntrica por miedo a la Inquisición. No por ello dejó la Tierra de seguir girando apacible alrededor del Sol.

Cuando busquemos ese camino hacia el equilibrio entre el hombre, la naturaleza, el poder y la libertad, pasaremos aunque no lo sepamos por los caminos del marxismo y nos detendremos , aun sin darnos cuenta en la crisis de los años veintes y treintas en la URSS , nos daremos cuenta que estos caminos aunque sean sólo referencia tendrán escala en Coyoacan .

Engels dijo una vez que la sociedad burguesa se enfrenta al dilema de transitar al socialismo o volver a la barbarie. O sea socialismo o derrumbe de la civilización. No quiero sacar cuentas de que distancia nos separa de estos dos extremos. Pero mientras más rápido nos demos cuenta de esta verdad, sin paños tibios ni retórica reformista, más nos alejaremos del verdadero fin de la historia humana... cuando desaparezcamos como especie. Entonces sí estaremos en un universo sin recuerdos. No se me escapa que hay resortes de primer orden, por el que luchar: la paz, la preservación del planeta, nuestra función como especie dotada de conciencia. Mas debemos comprender que el único camino a la paz y la justicia social es el socialismo. A la coexistencia pacífica y todos sus sofismas se le acabó de manera trágica su oportunidad de triunfar. Con las clases explotadoras nunca habrá justicia social, sin justicia social no habrá paz.

Los comunistas de hoy no debemos temer a que nos coloquen el ejemplo del destruido campo socialista. Eso no fue socialismo, esa revolución fue traicionada.

Hay que retomar la memoria y salir de este estado de amnesia colectiva en que queremos enfundar los nuevos movimientos. Los marxistas tenemos mucho que aportarle a los pueblos que se desbordan de desesperación frente a realidades que no se comprenden. Basta de caer en la retórica del enemigo, “terrorismo” “seguridad nacional”. Empuñemos nuestras viejas armas. Nunca antes estuvo el mundo más convencido de que se salva junto o desaparece. Hemos perdido mucho espacio Esgrimamos el dum spiro spero de Trotsky, el cual en los albores de su ruin asesinato sentenció”: Cualquiera que sean las circunstancias de mi muerte moriré con una fe inquebrantable en el futuro comunista”

Juntemos a los hombres bajo la bandera de la Internacional. Nunca antes necesitó el mundo como ahora de recordar el siete de noviembre. Nunca antes de entender que la bandera del bolchevismo no se apagó jamás, que viajó desterrada de Europa y llegó a América para curar heridas en el silencioso, pero irredento México. Este México que callado marchó el 2 de Octubre alzando la bandera roja de Coyoacán que ya ha hecho suya.

Y a nuestros enemigos gritemos so pena de que nos llamen terroristas que no lucharemos ni por la guerra imperialista, ni por la paz miserable llena de injusticias, lucharemos unidos por la revolución socialista en permanente combate

Proletarios de todos los países unios


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org