Imprimir
Después de que la movilización protagonizada por todos los trabajadores de Izar en el mes de septiembre hiciese retroceder a la SEPI, ésta recupera su plan inicial. La pregunta que cabe hacerse es: ¿Vale la pena retomar la lucha? Nuestra respuesta es Después de que la movilización protagonizada por todos los trabajadores de Izar en el mes de septiembre hiciese retroceder a la SEPI, ésta recupera su plan inicial. La pregunta que cabe hacerse es: ¿Vale la pena retomar la lucha? Nuestra respuesta es sí, y por varias razones:

1) Es un error pensar que nuestra factoría no se verá afectada por el plan. Todo lo contrario. El resultado de este plan determinará el contenido de futuros planes, que los habrá porque la reconversión es permanente. Por tanto, no nos puede ser indiferente el destino de otras factorías. Lo que hoy les ocurra a ellas, mañana nos puede ocurrir a nosotros. Además, no hay que olvidar que uno de los objetivos del plan es un marco más flexible de relaciones laborales.

2) La actual situación no demuestra el fracaso de la movilización, sino justamente lo contrario: el fracaso de la desmovilización. Los dirigentes de todos los sindicatos cometieron un grave error.

3) En septiembre se demostró que tenemos fuerza para hacer retroceder al Gobierno. Por tanto, dado que las circunstancias políticas son las mismas, la reanudación de la lucha ofrecerá resultados positivos para nuestros intereses de clase, si no se repiten los errores de estrategia. En este sentido, es imprescindible elevar el nivel de la movilización y unificar la lucha a nivel estatal.

4) La SEPI es un organismo gubernamental que sigue las directrices del Ministerio de Economía. Que las cosas se inclinen a nuestro favor dependerá de si damos una respuesta obrera de masas en la calle. Por tanto, hay que reforzar la movilización que ya se está dando en Sestao, Sevilla, San Fernando… con la movilización conjunta de todas las factorías.

Nos jugamos mucho. No se comprende qué estamos esperando para reanudar la movilización. Es inconcebible que el comité de empresa tenga tiempo para reunirse hoy con el alcalde de Ferrol, un enemigo declarado que demandó a seis compañeros nuestros, pero todavía no lo haya tenido para reunirse con los trabajadores en una asamblea general. Hay que dar ya una respuesta, que tiene que ser contundente y debe contemplar:

1) Corte total de las horas extras. La orgía de horas extras que el comité autorizó en las últimas semanas está creando un enorme malestar en muchos trabajadores y, por consiguiente, también crea un problema sindical.

2) Recoger el ofrecimiento hecho por organizaciones como el Sindicato de Estudiantes y convertir las dos horas de paro del jueves en un paro ciudadano de 12 a 2, con una manifestación a mediodía.

3) Organizar una marcha a Madrid en sábado, con dos objetivos: celebrar una manifestación y celebrar una asamblea general de todos las factorías, donde se aprueben las reivindicaciones de nuestra lucha y un calendario de movilizaciones unificado a nivel estatal.

Sector Crítico de CC.OO. Izar-Ferrol, a 22 de noviembre de 2004