Corriente Marxista Internacional

Estado Español

¡Es necesario unificar las luchas del transporte y el metal! ¡Por una huelga general en la provincia!

 

Julio C. S.,  chofer asalariado, de 50 años y con hijos, ha sido atropellado esta tarde por un transportista esquirol en la entrada de Mercagranada, cuando intentó detener su vehículo para convencerle de que se uniera a la huelga. El esquirol asesino arrastró con su furgoneta a Julio hasta empotrarlo en la mediana de la carretera, provocándole la muerte en el acto. Este es el primer asesinato en una década de un miembro de un piquete en el Estado español, y es consecuencia directa del clima de odio histérico que contra los transportistas en huelga está desatando la burguesía a través de su prensa. Prácticamente a la vez ha sido asesinado otro miembro de un piquete de transportistas en Portugal, que también están sufriendo el encarecimiento del gasóleo y que están siendo contestados de la misma manera.

Todo indica que la huelga de transportistas, convocada desde el lunes de esta semana en todo el Estado, está siendo un éxito, a pesar de que la principal patronal del sector, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), se ha opuesto a la convocatoria. La base del movimiento está compuesta fundamentalmente por autónomos, que son el 80% de los profesionales del sector. En realidad, bajo la fórmula legal de autónomos trabajan decenas de miles de personas cuyas condiciones de vida y de trabajo se parecen mucho más a las de un trabajador asalariado que a las de un empresario.

La clase obrera vuelve a derrotar al PP, ahora hay que exigir al PSOE un giro a la izquierda

Unas elecciones marcadas por la movilización en las urnas de la clase obrera y la polarización

Los dos aspectos más destacables de las elecciones generales del pasado 9 de marzo han  sido la gran movilización electoral de la clase obrera para cerrar el paso a la derecha y, como característica general, la enorme polarización política entre izquierda y derecha. Este hecho se ha reflejado en el alto índice de participación, un 75,32%, apenas 0,34 puntos por debajo del alcanzado en 2004. La participación de los trabajadores y sus familias, específicamente, se ha vuelto a revelar como el factor decisivo de un resultado electoral. Hace cuatro años, el incremento de la participación, de casi 7 puntos, fue la clave para desalojar al PP del gobierno. Lo significativo de lo ocurrido el pasado domingo fue que ese alto grado de movilización electoral de los trabajadores se ha mantenido y lo ha hecho gracias a su instinto de clase y muy a pesar de la política del gobierno del PSOE y de su tibia campaña electoral.

 


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org