Corriente Marxista Internacional

A continuación actualizamos la situación en los campamentos de refugiados de Swat creados por la Campaña en Defensa de los Sindicatos Paquistaníes (PTUDC en inglés). A pesar de las amenazas de las autoridades, los compañeros continúan con sus actividades, tanto de ayuda como de formación política.

A continuación actualizamos la situación en los campamentos de refugiados de Swat creados por la Campaña en Defensa de los Sindicatos Paquistaníes (PTUDC en inglés). A pesar de las amenazas de las autoridades, los compañeros continúan con sus actividades, tanto de ayuda como de formación política.

A continuación actualizamos la situación en los campamentos de refugiados de Swat creados por los marxistas pakistaníes. A pesar de las amenazas de las autoridades, los compañeros continúan con sus actividades, tanto de ayuda como de formación política, muchas personas se están uniendo a la corriente marxista porque entienden que los problemas son más amplias y también la necesidad de un cambio radical de sociedad.

Los compañeros han recibido una respuesta tremenda de la población desesperada en el campamento de Rangmala. Los refugiados están recibiendo muy bien las ideas del socialismo revolucionario. Se han apuntado casi 400 voluntarios a los Comités Revolucionarios de Defensa y Ayuda, todos tienen asignadas tareas en el campamento.

Se han formado principalmente los siguientes comités:

•·         Comité Sanitario: a cargo del doctor Mushtaq Ahmed y Kalim Ullah.

•·         Comité Educativo (masculino): a cargo de Darwesh, Badar Munir y Salim Ullah.

•·         Comité Educativo (femenino): formado por 12 miembros con Umar Farooq, Nisar Khan.

•·         Deportes y Cultura: Ashad Alí, Shams Rasheed e Inyat Ullah.

•·         Seguridad e Información: Fawad Alí y Gul Nazir

•·         Administración y servicios: Fazl Aleem Khan y Shah Khan

•·         Registro: Gohar Alí y Sabir Khan

Todos los comités funcionan eficazmente y los compañeros han recogido ya casi 2 millones de rupias (25.000 dólares) en el campamento, procedentes de los trabajadores que viven cerca del campamento, además se han recogido 10.000 juegos de ropa de cama y 50.000 utensilios de cocina. También se han recogido muchas medicinas, refrigeradores, tiendas de campaña, sábanas, bombillas, etc.,

Los compañeros también han podido ver la miseria y el sufrimiento que han padecido las familias durante los últimos meses de operaciones militares y dominio talibán. Por ejemplo, Lal Muhummad, en el campamento número 188, nos dijo que los talibanes habían asesinado a sus dos hermanos y a sus padres. Ahora vive con su hermana de 8 años en el campamento. Nawab Khan, en el campamento número 47, nos contó que perdió a sus tres hijos durante la operación militar y que no sabe si están vivos o muertos. Nasim Khan, que era electricista en Mingora, fue colgado por los pies por los talibanes y ahora no puede caminar. Se pueden escuchar muchas historias similares y cuando discutimos con estas personas nos dicen que están convencidos de que la revolución socialista es la única solución.

Los Comités Revolucionarios de Defensa y Ayuda se reúnen diariamente y participan en todas las actividades. Todas las operaciones se realizan de una manera centralizada y democrática, estas zonas se han convertido en una especie de miniestado socialista.

Sin embargo, la burocracia del PPP y la Administración del Distrito intenta sabotear toda esta actividad y han obligado a los compañeros a quedarse fuera del campamento. El 22 de mayo seguidores del ministro del PPP de esta zona llegaron al campamento con armas y amenazaron a los compañeros, exigieron que abandonaran y también intentaron destruir la oficina del PTUDC en el campamento que tenía consignas socialistas y una hoz y martillo. En todo momento los refugiados estuvieron con los compañeros.

El 23 de mayo el comisionado de la División de Malakand amenazó a los compañeros y les exigió que dejaran su oficinal y pararan sus actividades, de no ser así se tomarían medidas contra ellos. Dijo que el poder del estado sería utilizado contra ellos.

Los compañeros han evitado la violencia con las fuerzas del estado y han conseguido seguir con sus actividades. Han trasladado su oficina a escasa distancia del campamento donde han tenido una gran respuesta de la población de la aldea de Jolagram. Sin embargo, continúan recibiendo amenazas de la Administración del Distrito y del Comisionado de Malakand.

Los compañeros han avisado a las autoridades y a sus bandas, les han dicho que forman parte de un movimiento internacional y que cualquier acción contra ellos tendrá como consecuencia protestas en muchos países del mundo.

Se han establecido campamentos de ayuda y solidaridad en muchas ciudades de Pakistán. En Karachi, Hyderabab, Rahim Yar Khan, Multan y Khanewl. Se están creando más campamentos y recogiendo fondos.

 


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org