Imprimir
Empieza a descubrirse la espantosa realidad de Cachemira después del terremoto que sufrió la semana pasada. Las lluvias, el granizo y las temperaturas gélidas han impedido que llegue la escasa ayuda a las zonas más remotas y afectadas de la región. L Empieza a descubrirse la espantosa realidad de Cachemira después del terremoto que sufrió la semana pasada. Las lluvias, el granizo y las temperaturas gélidas han impedido que llegue la escasa ayuda a las zonas más remotas y afectadas de la región. La ONU ha admitido que la ayuda que ha llegado es insuficiente, que están intentando conseguir más ayuda internacional. Más del 80 por ciento de los edificios del norte de Pakistán, Azad Cachemira y la provincia de la Frontera Noroccidental, han quedado destruidos. Continúan los fuertes movimientos sísmicos que siguen amenazando las edificios que todavía quedan en pie.

Cuatro millones de personas están afectadas por el desastre, un millón necesitan ayuda humanitaria urgente. Dos millones de personas han tenido que abandonar sus casas. Hay una inmensa necesidad de tiendas de campaña para el invierno, comida y medicinas para millones de personas que ahora se enfrentan al frío. Para empeorar las cosas, el transporte de estas mercancías y suministros es algo extremadamente difícil porque muchas de las empresas de transporte de Islamabad y Peshwar (la capital de la Frontera Noroccidental) han subido mucho los precios para prestar sus servicios. Los grupos de ayuda y caridad han denunciado que estas empresas están pidiendo tres veces más de lo normal.

Nos han llegado noticias que revelan que el número de bajas y daños provocados por el terremoto son muy superiores a los anunciados al principio. Se teme que las muertes puedan superar las 100.000 y que haya un número aún mayor de heridos. Por supuesto, los más afectados son las personas de las clases oprimidas cuyas condiciones de vida ya eran frágiles e insanas. Los que más han sufrido son los trabajadores y los pobres urbanos y rurales que han perdido todo, y que son olvidados en el reparto de la ayuda.

Las principales ciudades de Azad Cachemira que han resultado destruidas son: Muzafferabad, Rawlakot y Bagh. Ante la falta de ayuda y el elevado número de muertes existe la amenaza de extensión de enfermedades contagiosas. La escala del desastre es inimaginable, si eres un superviviente tienes una posibilidad seria de coger el cólera, diarrea u otro tipo de enfermedades. Más del 50 por ciento de los que han muerto eran niños. Los supervivientes se han quedado a la intemperie con unas temperaturas de entre 5 y 7 grados centígrados.

Las carreteras que llevan a Muzafferabad están bloquedas por los corrientes de tierra. Los puentes están seriamente dañados. Hay noticias de cientos de personas están todavía atrapadas entre las ruinas. La población está cada vez más desesperada.

También llegan noticias de aumento del crimen, el saqueo y los delitos. La ayuda es escasa y apenas llega a la mayoría de las víctimas que se encuentran sobre todo en las zonas más pobres. Lo que los medios de comunicación llaman “saqueo” es simplemente una lucha por la supervivencia. En ausencia de ayuda, comida y cobijo, y sin ninguna ayuda, la población hace lo que puede para sobrevivir.

Desgraciadamente hemos recibido la noticia de la muerte de tres compañeros. Dada la situación de las comunicaciones todavía no hay nada claro, no estamos seguros de cuántos compañeros han muerto o desaparecido.

El PTUDC y al YFIS no sólo están jugando un papel importante en el rescate y la ayuda, también intentamos subir la moral de las personas afectadas. Los compañeros están intentando mantener los servicios sociales para proporcionar comida y albergue en las zonas donde ha colapsado la administración oficial.

El PTUDC está enviando tiendas de campaña y medicinas a las zonas afectadas. También está organizando una caravana de solidaridad formada por 20 camiones con suministros que saldrá el próximo lunes del distrito electoral de Manzoor Ahmed en Kasur, a través del norte del Punjab hacia Cachemira. También ha ido un equipo de 12 médicos desde la ciudad sureña de Sultan a las zonas más afectadas de Cachemira, todos de una forma voluntaria. Esta iniciativa también está organizada por el PTUDC y cinco de estos médicos son militantes del PTUDC.

En el campo de Pakistán también estamos haciendo una campaña para ayudar a los más necesitados con un excelente trabajo y en unas condiciones extremadamente difíciles. Hemos hecho un llamamiento internacional para recoger dinero de todo el mundo que nos ayuda a organizar esta ayuda. El llamamiento por ahora está siendo un éxito, hemos recogido varios cientos de libras de todo el mundo. Gracias a todos los que han hecho un donativo.

Esto es sólo el principio. Necesitamos recoger más dinero para conseguir los suministros necesarios, como tiendas de campaña y medicinas, para ayudar a los que lo necesitan. Cualquier cantidad de ayuda financiera que podáis darnos será utilizada directamente para ayudar a los trabajadores y los pobres de Pakistán y Cachemira. Hacemos un llamamiento a nuestros hermanos y hermanas, a los sindicalistas, trabajadores y ciudadanos de todo el mundo para que nos ayuden en nuestra campaña. Os damos las gracias por anticipado.

12 de octubre de 2005

Hina Zain

Coordinadora Nacional del Comité de Ayuda al Terremoto

PTUDC, Lahore

Para hacer un donativo:

Tarjeta de crédito:

Los donativos a través de tarjeta de crédito se pueden hacer aquí: http://wellred.marxist.com/ptudc.asp

(Por cortesía de Wellred Books)

A través de transferencia bancaria:

Titular de la cuenta: Pakistan Trade Union Defence Campaign

Número referencia: K3414742PAK

Cuenta Corriente: 0005 0005

Código: 09 00 00

Dirección bancaria:

Abbey National Plc

2 Triton Square

London NW1 3AN

United Kingdom