Corriente Marxista Internacional

La dictadura paquistaní del general Musharraf, aliado de EEUU en la región, se parece a un animal herido que está dando sus últimos coletazos antes de morir. El 16 y 17 de abril detuvo a miles de activistas, incluidos mujeres y niños, y un grupo de p La dictadura paquistaní del general Musharraf, aliado de EEUU en la región, se parece a un animal herido que está dando sus últimos coletazos antes de morir. El 16 y 17 de abril detuvo a miles de activistas, incluidos mujeres y niños, y un grupo de parlamentarios del PPP, entre ellos el parlamentario marxista Manzoor Ahmed, cuando se dirigían a un mitin en el aeropuerto de Lahore para dar la bienvenida a Asif Ali Zardari, marido de la presidenta del PPP Benazhir Butto. El régimen está aterrorizado ante la posibilidad de una explosión social debido a las terribles condiciones de miseria y explotación que sufren los trabajadores paquistaníes. El régimen temía que este mitin se convirtiera en el punto de partida de un movimiento de masas que terminara con el derrocamiento de la dictadura.

Los detenidos fueron golpeados y encerrados en celdas atestadas donde ni siquiera podían sentarse porque no había sitio. Algunas parlamentarias del PPP tuvieron que ser ingresadas debido a las heridas provocadas por la policía. Manzoor dijo desde la prisión que iban a resistir hasta el final e hizo un llamamiento a la población para que se movilizara. Los parlamentarios se negaron a salir de prisión hasta que no fuera liberado el último trabajador o activista preso. Finalmente fue tal la presión que el régimen tuvo que liberar a todos los detenidos; el último que abandonó la prisión fue Manzoor Ahmed. Ésta es una muestra más de una dictadura en declive que, más pronto que tarde, se enfrentará a su propia muerte.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org