Corriente Marxista Internacional

Pakistán

Dos compañeros del PTUDC (Campaña por la Defensa de los Sindicatos Pakistaníes) han sido detenidos ilegalmente mientras repartían panfletos a las afueras de Steel Pakistan en Karachi. Han sido golpeados y sometidos a tortura por parte del personal de seguridad, actualmente están en comisaría. El PTUDC está exigiendo su liberación y pide la solidaridad de los trabajadores de todo el mundo.

A continuación actualizamos la situación en los campamentos de refugiados de Swat creados por la Campaña en Defensa de los Sindicatos Paquistaníes (PTUDC en inglés). A pesar de las amenazas de las autoridades, los compañeros continúan con sus actividades, tanto de ayuda como de formación política.

El sufrimiento de la población en la zona devastada por la guerra en Swat/Malakand es terrible. Ellos son las víctimas inocentes del conflicto que existe dentro del Estado pakistaní y las autoridades hacen muy poco para ayudarles. Muchas familias viven en la intemperie. El PTUDC (Campaña por la Defensa de los Sindicatos Pakistaníes) ha organizado voluntarios y establecido campamentos para los refugiados de la zona de guerra. Necesitan ayuda económica y hacemos un llamamiento para conseguirla.

El enfrentamiento entre fracciones del Estado provoca devastación y miseria para los oprimidos

El sufrimiento de la población de la región de Swat/Malakand en Pakistán ha ocupado recientemente los principales titulares, presentado como otro ejemplo de actividad talibán. En realidad, sectores del Estado llevan tiempo patrocinando estas actividades. Ahora los que sufren son los trabajadores y los campesinos. Los marxistas han creado campos para ayudar en las operaciones de ayuda, pero lo que en última instancia se requiere es el derrocamiento del propio régimen corrupto.

Los medios de comunicación dan por hecho que los talibanes tienen un verdadero apoyo de masas en Pakistán, pero en este artículo vemos cómo realmente están promovidos por fuerzas dentro del Estado que los ven como un instrumento útil para aterrorizar a la población, y como un medio de mantener su propio gobierno corrupto. ¡No deberíamos olvidar en primer lugar el papel del imperialismo norteamericano en su promoción!

congress_2009_th.jpgEl viernes 27 de marzo a las nueve y media, en los magníficos alrededores del Aiwan Iqbal Hall, en Lahore, comenzó sus sesiones el congreso de la Corriente Marxista Pakistaní en medio de una atmósfera de tremendo entusiasmo. Cuando los delegados e invitados entraron en la sala comenzaron a corear consignas revolucionarias como: "Inqlab! Inqlab! Socialist Inqlab!" (¡Revolución! ¡Revolución! ¡Revolución!)

El gobierno de Zardari acaba de anunciar su último ataque, se trata de la privatización de 22 instituciones públicas que incluyen departamentos clave como ferrocarriles, correos, almacenes públicos, la Printing Corporation of Pakistan (impresión), los sectores de la energía y electricidad, entre otros más. Cientos de miles de trabajadores de estos sectores serán despedidos y se utilizarán las leyes más tiranas para acabar con cualquier forma de resistencia contra las privatizaciones. Todo esto no sólo incrementará el desempleo, sino que ciento de miles de familias perderán el sustento y tendrán que vivir en la pobreza y la miseria.

El sábado 29 de noviembre de 2008 hubo una gran manifestación de Frente Nacional de Estudiantes de Cachemira Jammu (JKNSF) desde Committee Square hasta el Club de Prensa de Rawalpindi, en los históricos Liaquat Bagh, donde se celebró un mitin público con más de 4.000 estudiantes procedentes de todo el país.

 

En la etapa actual Pakistán pasa por una de sus peores crisis económicas, caos social y la más peculiar de las  insurgencias en la frontera noroccidental y en Pushtoonkywa. Hay más atentados suicidas en Pakistán que en Iraq, Afganistán o en cualquier otro país. El Estado y el ejército parecen escindidos y existen diferentes fracciones, cada una representando a sectores contrapuestos del capital financiero que están implicados en esta guerra de aniquilación mutua.

Pakistán siente el calor de la crisis económica mundial junto con la devastación del monstruo moribundo del capitalismo. Uno de los eslabones más débiles de la cadena del capitalismo mundial, Pakistán, está al borde de la bancarrota. Sus reservas económicas se agotan rápidamente y el déficit de la economía estatal aumenta de manera exponencial. La rupia pierde valor frente al dólar y el euro a saltos agigantados, aunque la inyección de 20.000 millones de dólares que ha hecho el Banco Central ha permitido un respiro temporal, pero en los próximos días la rupia sufrirá otra devaluación.

En los últimos cinco meses del nuevo gobierno de coalición encabezado por el PPP, los trabajadores y las masas ya empobrecidas han pasado un sufrimiento social y económico no visto en la accidentada historia de Pakistán. Los precios de los alimentos han subido más de un 200 por ciento, el combustible que con el anterior gobierno estaba a 47 rupias está ahora a 87 rupias, cuando los representantes del PPP están en el poder. Después de aumentos relativamente pequeños de la tarifa eléctrica, ayer el gobierno anunció un aumento de los precios de la electricidad de un 31 por ciento.

El ejército de Pakistán ha jugado un papel más abierto que encubierto como institución estatal gobernante del país. Y como la institución más poderosa y organizada de un estado, como en todos los estados capitalistas, tiene un papel fundamental en la preservación y protección de los bienes, estatus social, privilegios y explotación económica de las clases dominantes locales y el imperialismo.

El domingo 6 de julio se celebró en Cachemira el congreso regional de The Struggle, Corriente Marxista Internacional en Pakistán, la reunión se hizo en Rawalakot, en el distrito Poonch de Azad Cachemira. Asistieron más de 1.000 personas entre delegados, militantes y contacto cercanos.

La dimisión de quince ministros del gabinete federal pertenecientes a la Liga Musulmana de Pakistán de Nawaz Sharif (PML-N) ha demostrado la frágil naturaleza del actual sistema democrático.

El segundo día del congreso contó con la asistencia de más de 2.000 delegados e invitados. En entusiasmo del primer día no fue nada comparado con el segundo. Las discusiones revelaron un alto nivel de comprensión de las tareas que se avecinan. Los trabajadores y jóvenes que intervinieron demostraron que la corriente marxista en Pakistán ha recorrido un largo camino desde sus inicios a principios de los años ochenta.

El 1 de abril comenzó el 27 Congreso anual de la Corriente Marxista Pakistaní The Struggle, se celebró de nuevo en Iqbal Hall en el centro de Lahore, una sala con capacidad para 2.000 personas. congress08_peque.jpg

El viernes 29 de febrero de 2008, se celebró en Karachi la conferencia regional de The Struggle. Fue después de las elecciones en las que se presentó el compañero Riaz Lund y que consiguió la mayor cantidad de votos que ha conseguido el PPP en este distrito de Karachi desde 1970.

En una conferencia de prensa celebrada el 19 de febrero, los senadores norteamericanos, entre ellos el candidato Demócrata en las pasadas elecciones presidenciales, John Kerry, dijeron que los resultados de las elecciones en Pakistán eran "muy positivos". También prometieron aumentar la ayuda si se formaba un gobierno de coalición entre el PPP y el PML (N). Pero, al mismo tiempo, ¡quieren que Musharraf continúe en la presidencia! La interferencia estadounidense en los asuntos interior de Pakistán es ya algo normal. Ellos dictan la política de cada régimen.

Antes de que se conociesen los resultados, el presidente Musharraf aparecía en la televisión estatal pakistaní pidiendo que se aceptase el voto de la "voz de la nación" y la "madre de las elecciones". Pero en realidad se trata de la madre de todos los fraudes.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org