Corriente Marxista Internacional


Este 27 de abril se cumplen cuatro años desde que el presidente Chávez nacionalizara la Constructora Nacional de Válvulas (CNV), empresa propiedad de un oligarca caraqueño y que para ese momento se encontraba ocupada por los trabajadores que habían sido echados a la calle luego del cierre de la empresa en diciembre del año 2002 como parte del paro patronal de ese año. La nacionalización de la CNV formó parte de una serie de declaraciones y medidas tomadas por Chávez a lo largo de 2005 que hicieron de él un año emblemático y punto de inflexión para la revolución bolivariana. Ese año Chávez proclamó en Brasil que no había nada que buscar dentro del capitalismo y que el camino de la revolución era el socialismo, pocos días después nacionalizó la industria papelera Venepal, que también se hallaba ocupada por sus trabajadores y, posteriormente, la CNV. Durante 2005 se celebró en Caracas el I Encuentro Latinoamericano de Empresas Recuperadas, donde Chávez hizo suya la consigna del encuentro: "fábrica cerrada, fábrica tomada".
La nacionalización de la CNV dio paso a la creación de Inveval y abrió una nueva etapa en la lucha de aquel puñado de trabajadores que pasaron de un día para otro de enfrentar al empresario capitalista, para que les pagara lo que les adeudaba, a tener que dirigir y administrar la fábrica ellos mismos. Este esfuerzo titánico de unos hombres y mujeres que, como todos los proletarios del mundo bajo el sistema capitalista, sólo están programados para obedecer las órdenes del patrón, significó un cambio radical en su forma de pensar y entender la vida. Primero tuvieron que luchar contra esos prejuicios que ellos mismo cargaban, contra todas las contradicciones que se le fueron presentando cada día; contra la burocracia gubernamental que puso, y aún hoy continúa poniendo, todos los obstáculos posibles para que la fábrica no arranque la producción; contra los dirigentes sindicales sectarios que los estigmatizaron como antisindicalistas y los dejaron solos en la lucha; contra un grupo de elementos lúmpenes que aún hoy se encuentran en la fábrica y sabotean cualquier acción de lucha. Sin embargo, a pesar de todo esto, este puñado de hombres y mujeres, que entre todos no son más de 25, crearon un consejo de fábrica para dirigir y administrar la empresa bajo control obrero, el cual ya tiene más de dos años funcionando, impulsaron la creación del FRETECO (Frente Revolucionario de Trabajadores de Empresas Cogestionadas y Ocupadas) para sacar la lucha a la calle y organizar a otros trabajadores en situaciones similares, formaron un batallón de la milicia popular (Reserva Nacional) en la fábrica y constituyeron un sindicato revolucionario para organizarse internamente, entre tantos otros logros.
Quien lea esto pensará que estos compañeros son unos superdotados, pero nada es más lejano de la realidad que esta idea, todo lo contrario, cuando comenzaron su lucha en el año 2003 no tenían idea de lo que era el socialismo o la revolución, su nivel de explotación era extremo. El salto cualitativo en su conciencia lo aportó el factor subjetivo del que hablaba Lenin y el entorno de la revolución. Muy poco, por no decir nada, de lo que estos trabajadores han logrado lo hubieran alcanzado si junto a ellos no hubiera estado la organización revolucionaria, la Corriente Marxista Revolucionaria (CMR), discutiendo lo que estaba ocurriendo y la estrategia a seguir a cada paso, educándolos en las ideas del marxismo revolucionario y formándolos como auténticos cuadros marxistas. Esto les permitió conformar una dirección revolucionaria que no sólo ha logrado mantener en pie el control obrero en Inveval sino que ha hecho de esta empresa, manejada por sus trabajadores, un punto de referencia para el resto de la clase obrera en Venezuela y el mundo. El mensaje de Inveval para los proletarios del mundo es claro: los trabajadores sí podemos dirigir y administrar las empresas, y si podemos realizar esta tarea también podemos dirigir y organizar a toda la sociedad, no hacen falta los parásitos burgueses y su podrido sistema capitalista.

Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org