Corriente Marxista Internacional

El pasado miércoles día 19 de noviembre, la empresa Sintratel —formada por los trabajadores de Sintel— daba de alta los primeros 21 trabajadores. El objetivo de esta cooperativa es ambicioso: crear un puesto de trabajo por día para recolocar al conju El pasado miércoles día 19 de noviembre, la empresa Sintratel —formada por los trabajadores de Sintel— daba de alta los primeros 21 trabajadores. El objetivo de esta cooperativa es ambicioso: crear un puesto de trabajo por día para recolocar al conjunto de la antigua plantilla de Sintel en un plazo de dos años como máximo. Se inicia así un nuevo episodio en la lucha protagonizada por los trabajadores de Sintel, que empezó allá por el año 92 con los primeros intentos de privatización y que estos últimos años ha sido un referente de solidaridad y lucha obrera.

Un día antes de la puesta en marcha de Sintratel, los trabajadores de Sintel organizaron en la sede de CCOO la proyección de un nuevo documental: La mano invisible, de Isadora Guardia.

El documental El efecto Iguazú fue un éxito porque consiguió plasmar la realidad del Campamento de la Esperanza, la lucha, pero también el sentir, del millar de trabajadores que ocuparon el Paseo de la Castellana. Con el documental La mano invisible vemos una continuación en esta idea, ya que empieza donde termina El efecto Iguazú: con el levantamiento del campamento por la firma del acuerdo del 3 de agosto, describiendo la intensa labor realizada por los trabajadores de Sintel y sus familias para tratar de conseguir que se cumpla el acuerdo: la marcha a Madrid, el “seguimiento” de la campaña electoral de las municipales y autonómicas, sin olvidar la manifestación del Primero de Mayo de este año. Muestra, también, cómo se han tenido que enfrentar a todo, al desdén de un sector de la izquierda, a la traición de una parte de la dirección federal de CCOO, a la hipocresía y a las actitudes fascistas del Partido Popular, y como con la unidad de los trabajadores y la solidaridad recibida han conseguido salvar todos esos obstáculos. Por cierto, el documental recoge el testimonio del nivel de la represión ejercida por el Estado burgués contra su lucha. Recordemos que una sentencia judicial les prohibía manifestarse argumentando que ya se habían manifestado mucho y que las manifestaciones son cosa del pasado. Todo un ejemplo de “independencia” del poder judicial (independencia con relación a los derechos fundamentales de una mayoría y supeditación y dependencia absoluta de los dictados del capital).

Pero si hay algo que destaca en este documental es que no se ve la lucha de los trabajadores de Sintel y sus familias como algo aislado sino que se da dentro de lo que es una gigantesca oleada de despidos y de cierres de empresas, dentro de un capitalismo enfermo y en crisis como es el actual. De ahí viene el título del documental, La mano invisible que son las leyes del mercado; unas leyes que nos son ajenas, que rigen nuestros destinos y que tenemos que abolir para ser la mayoría los que gestionemos la sociedad.

A ver si cunde el ejemplo y continúan apareciendo cosas así de útiles y de buenas, que no sea las tonterías ni telebasura habituales, y nos encontramos una cultura sensible a los problemas sociales.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org