Corriente Marxista Internacional

La última película de Julio Medem ha sido motivo de gran polémica en su estreno durante el Festival de Cine de San Sebastián. El PP y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) pedían que se retirase la película porque aseguraban que se daba voz

La última película de Julio Medem ha sido motivo de gran polémica en su estreno durante el Festival de Cine de San Sebastián. El PP y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) pedían que se retirase la película porque aseguraban que se daba voz a los terroristas y no se trataba el problema de los amenazados por ETA.

Nada podía estar más lejos de la realidad. Durante la película se pregunta por los diferentes temas que influyen en el conflicto vasco, como el terrorismo de ETA, la situación de los presos, el derecho de autodeterminación, o la tortura ejercida por las fuerzas del Estado. Desde luego en la película hablan personajes que apoyan las posturas sobre la cuestión nacional del PP, como el escritor Iñaki Ezkerra o el ex presidente Felipe González; personas amenazadas por ETA, como la profesora de Universidad y miembro del PSE, Gotzone Mora, y, lógicamente, también hablan los que apoyan las posturas nacionalistas del PNV o de Batasuna. Así que decir que la película adolece de falta de objetividad es totalmente falso.

Lo que no se puede negar es el hecho de que en la película la imagen del PP sale gravemente perjudicada, pero esto se debe simplemente a la exposición de una realidad sangrante que existe en Euskadi como es la existencia de torturas y la impunidad de los torturadores. Uno de los puntos más impactantes es cuando una detenida por la Guardia Civil cuenta como la torturaron durante cinco días y después la obligaron a decir delante del juez que recibio buenos tratos durante su detención. Aunque es indudable que la tortura en las comisarías y cuarteles no esta en los niveles de los años 70 y 80, no es menos indudable que no ha sido erradicada.

Finalmente, esta película es muy recomendable para todo el público que esté interesado en el conflicto vasco pero, sobre todo, para aquellos que estén cansados de leer las manipulaciones de la prensa burguesa, que tergiversan de una manera descarada la postura mantenida por los nacionalistas, a la vez que apoyan incondicionalmente la política del PP.

Pero si hay algo que se debe criticar de la película, es que, pese a que se entrevista a múltiples personajes políticos de todo el espectro político, se puede ver claramente que el director y la mayoría de los entrevistados apuestan por el diálogo como fuente de solución para el problema nacional. La cuestión es que la alternativa que plantean pasa por el mantenimiento del Estado burgués, del sistema capitalista, fuente de toda discriminación, explotación y opresión., incluyendo la opresión a las minorías nacionales.

La experiencia demuestra que ni la firma de pactos entre los partidos burgueses, el PP y el PNV; ni los gobiernos de partidos de izquierda junto con los de derecha, como el que existe actualmente entre el PNV e IU, o en el pasado entre el PNV y el PSOE, traerán la paz para Euskadi. La lucha por los derechos nacionales del pueblo vasco, incluido el derecho de autodeterminación, sólo vendrá de mano de la lucha en conjunto de la clase obrera. Es una pena que esta película no haya prestado en absoluto ninguna atención a las diferencias de clase existentes en Euskadi, que son la clave para la resolución del conflicto.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org