Corriente Marxista Internacional

México

La situación del campo en México refleja la incapacidad del capitalismo de ofrecer una vida digna y productiva a los campesinos, desde hace décadas al campo ha sido sumergido en el más vil abandono. La situación de supervivencia de los campesinos en general se basa en la venta de sus frutos a los precios que se les ofrezca cuando la mayoría de las veces estos solo alcanzan, en el mejor de los casos, para poder cubrir los gastos de producción de la próxima siembra.

El pasado domingo 5 de julio se desarrollaron las elecciones federales intermedias para elegir diputados federales, además de que de manera paralela se realizaron los sufragios locales en 11 Estados para renovar 6 gubernaturas, 11 Congresos Locales y los Ayuntamientos del mismo número de entidades federativas, incluidas las 16 delegaciones del Distrito Federal (DF).

México vive un severo periodo de crisis, similar al que se contempló a finales de la colonia o en vísperas de la revolución de 1910, no se trata de  una repetición sino de la incorporación de múltiples factores, algunos de nuevo tiempo. La burguesía se encuentra en una encrucijada, si bien la indecisión de los dirigentes de las organizaciones de los trabajadores le ha permitido hasta ahora mantener la estructura de dominación heredada del priísmo, el funcionamiento del sistema se hace cada vez más y más difícil, y hace agua por un lado y por otro.

Para muchos lo que ahora se vive en México es resultado de un castigo divino: influenza (gripe porcina), pobreza, desempleo, narcotráfico y corrupción. En realidad, no es resultado de la ira celestial sino de la descomposición del Estado capitalista en un momento de crisis orgánica del capital.

La emergencia sanitaria en México trajo a los trabajadores mexicanos días miserables de incertidumbre y temor. Nadie sabía a ciencia cierta qué tan grave era el caso, nadie sabía si eso de lavarse las manos, ponerse cubrebocas, no asistir a eventos masivos y demás medidas era garantía contra un virus que se decía nunca antes visto en la historia.  Nadie tenía certeza de poder recibir las atenciones médicas y los medicamentos necesarios para superar una eventual infección.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org