Imprimir
La victoria de la izquierda en las elecciones a alcaldías y gobernaciones en Colombia supone un éxito histórico para el movimiento popular y un golpe a las políticas ultra reaccionarias que Álvaro Uribe viene aplicando desde su llegada al poder. Desde El Militante de Venezuela nos llega el artículo de Miguel Campos sobre los últimos acontecimientos en Colombia. Puedes leer el artículo completo en nuestra web o en la web de El Militante Venezuela (http://venezuela.elmilitante.org/).

La victoria de la izquierda en las elecciones a alcaldías y gobernaciones en Colombia supone un éxito histórico para el movimiento popular y un golpe a las políticas ultra reaccionarias que Álvaro Uribe viene aplicando desde su llegada al poder. Esta victoria que se suma a la derrota del gobierno en el referendo que había planteado el día anterior puede suponer el inicio de un cambio decisivo en el país si los dirigentes de la izquierda sacan las conclusiones necesarias y ofrecen a su base social un programa capaz de derribar a Uribe e iniciar una genuina transformación económica y social del país

La victoria de la izquierda colombiana tiene una significación enormemente profunda. El poder en Colombia se reparte desde hace décadas entre los partidos Liberal y Conservador, ambos completamente vinculados a la oligarquía y sumisos a las órdenes del imperialismo. La victoria este fin de semana en las elecciones a la alcaldía de Bogotá (las mas importantes del país después de las presidenciales) del ex secretario general de la principal central sindical obrera del país (la CUT), Lucho Garzón, al frente del Polo Democrático Independiente (PDI) con un 46%, frente al 39% del candidato apoyado por Uribe, ha sido un golpe para el uribismo. Pero la victoria ha sido mucho más amplia.