Corriente Marxista Internacional

Colombia

El pasado 23 de octubre centenares de miles de personas tomaban las calles de más de 40 ciudades en toda Colombia y paralizaban distintos organismos y empresas del sector público, la salud, educación y una parte significativa del transporte del país respondiendo a la convocatoria de Paro Nacional realizada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). El objetivo de la convocatoria era rechazar el estado de "conmoción interior" decretado por Uribe. La jornada de movilización se convirtió en una gigantesca muestra de rechazo a las políticas del gobierno y de apoyo a las luchas de los corteros de caña, los trabajadores del sistema judicial y las comunidades indígenas, que desde hace varias semanas están sacudiendo el país.

En los últimos meses los trabajadores colombianos han empezado a levantar la cabeza, y han demostrado que hay una alternativa al régimen reaccionario de Uribe, una alternativa en germen, que emerge del instinto de clase de los miles de trabajadores. Pronto los trabajadores no sólo querrán subir sus salarios, sino que empezarán a cuestionar las raíces fundamentales del gobierno y el sistema capitalista. Colombia se desliza rápidamente por los senderos de América Latina. El movimiento general de la sociedad Colombiana avanza de la reacción a una acción de masas que -especialmente si encuentra una dirección adecuada- podría desembocar en una situación prerrevolucionaria

El pasado viernes 23 de octubre centenares de miles de personas tomaban las calles de más de 40 ciudades en toda Colombia y paralizaban distintos organismos y empresas del sector público, la salud, educación y  una parte significativa del transporte del país respondiendo a la convocatoria de Paro Nacional realizada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). El objetivo de la convocatoria era rechazar el estado de "conmoción interior" decretado por Uribe. La jornada de movilización se convirtió en una gigantesca muestra de rechazo a las políticas del gobierno y de apoyo a las luchas de los corteros de caña, los trabajadores del sistema judicial y las comunidades indígenas, que desde hace varias semanas están sacudiendo el país.   

colombia_portada.jpgEl jueves 23 de octubre medio millón de trabajadores colombianos participaron en un día de huelga general convocada por la confederación sindical CUT. La huelga fue particularmente fuerte entre los trabajadores púbicos y profesores, pero afectó a todos los sectores de la economía. Hubo manifestaciones masivas en más de 40 ciudades de todo el país con 50.000 en la capital Bogotá.

La semana pasada más de doscientas mil personas marchaban en Bogotá convocados por un frente a cuya cabeza se encuentran el Polo Democrático Alternativo (PDA), coalición de izquierdas que en las últimas elecciones presidenciales se erigió como la segunda fuerza política del país, y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que agrupa a los sindicatos. La marcha convocada inicialmente contra las políticas represivas del gobierno (decreto del estado de conmoción interior entre otros) y en defensa de los derechos democráticos, fue un éxito. Aunque algunos sectores más moderados del Polo y de la dirigencia sindical  intentaban desdibujar el trasfondo de clase del movimiento, limitando las reivindicaciones a consignas abstractas sobre la democracia, la marcha se convirtió también en una muestra de apoyo a las luchas que desde hace varias semanas vienen protagonizando los corteros de caña y los trabajadores del poder judicial.


Nueva página

Para mantenerse al día con nuestras actualizaciones, por favor visite nuestra nueva página en luchadeclases.org