Imprimir
Después de casi 5 años de resistencia contra el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica, República Dominicana y EEUU el pasado domingo 7 de octubre con poco margen se aprobó a través de referéndum la entrada del tratado en Costa Rica. Todo este proceso ha sido una gran escuela de lucha para el pueblo tico, se a perdido una batalla importante pero la guerra continúa contra la implementación de este tratado que solo traerá más sufrimiento y hambre a la clase obrera y campesina.

 

Como en el 2000 es necesario realizar una huelga

Después de casi 5 años de resistencia contra el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica, República Dominicana y EEUU el pasado domingo 7 de octubre con poco margen se aprobó a través de referéndum la entrada del tratado en Costa Rica. Todo este proceso ha sido una gran escuela de lucha para el pueblo tico, se a perdido una batalla importante pero la guerra continúa contra la implementación de este tratado que solo traerá más sufrimiento y hambre a la clase obrera y campesina.

La implementación del TLC ya ha sido aprobada en cada uno de los países involucrados. En Guatemala la lucha contra el TLC significó enfrentamientos y muertes de compañeros. La resistencia del pueblo tico tiene gran relevancia porque incluso es ahí donde había menos condiciones para la lucha que en otros países, en Nicaragua, por ejemplo, a pesar de contar con un partido obrero la dirección sandinista apoyo la entrada del TLC. En El Salvador se realizaron algunas protestas pero el FMLN nunca hizo un llamado serio a la lucha contra el tratado lo que hubiera significado movilizaciones de miles de personas. El triunfo del "No" en el referéndum pasado en Costa Rica hubiera tenido una gran trascendencia en toda la región y sería un ejemplo para reanimar las luchas en cada uno de los países centroamericanos.

La experiencia mexicana del TLC

El gobierno priísta de Salinas de Gortari en la década de los 90's, en un periodo de gran reflujo de la lucha de clases, hizo gran campaña a favor del TLC con EEUU y Canadá, entraríamos al primer mundo, seriamos iguales que nuestros vecinos del norte, habría un importante desarrollo y empleo, los pequeños comerciantes ahora podrían ser exportadores. Miles de  trabajadores del campo y la ciudad, que venían de la derrota contra el fraude electoral en 1988-89 y tenía una oposición de terciopelo en la dirección del PRD y los sindicatos en un contexto de reflujo mundial provocado por la caída del bloque estalinista, no comprendieron en el momento los grandes males que acarrearía la aplicación de dicho tratado. El día que entra en vigor el TLC la realidad de un país sumido a la pobreza sale a relucir con la insurrección de los campesinos indígenas del EZLN el 1º de enero de 1994.

El TLC solo ha acarreado una dependencia mayor de México al imperialismo EEUU. Es verdad que hubo un aumento de las exportaciones y un aumento de la proletarización del país, pero a un costo muy alto, con un incremento de la explotación, un campo devastado, saqueo y eliminación de comunidades, fuertes daños al medio ambiente y un incremento de la pobreza y desigualdad social.

El ejemplo del campo es de los mas ilustrativos, mientras que en EEUU hay 1.6 tractores por productor, en México hay 2 tractores por cada 100 productores. Mientras que la agricultura de EEUU es la más subsidiada del mundo junto a la de la Unión Europea, en México el Estado  ha echo grandes recortes presupuestales en el apoyo al campo. Antes de la entrada del actual presidente espurio desde la implementación del TLC han salido de México 110 mil millones de dólares para importación de productos básicos.

¿Esto significa que todos los mexicanos han sido perjudicados por el TLC? No. Roberto González presidente de la empresa de tortillas y harina Maseca es uno de los grandes beneficiados, quien solo en 2005 obtuvo beneficios por 27 millones de pesos, la mitad proveniente de EEUU. A inicios de año fue Maseca precisamente quien acaparó miles de toneladas de maíz para provocar un incremento en el precio de las tortillas, alimento básico de la sociedad mexicana y que generó las primeras movilizaciones contra el impuesto gobierno de Calderón.

La oposición al TLC tiene un carácter de clase, habrá un pequeño sector de las burguesías nacionales que será beneficiado pero a costa de un incremento en la pobreza y una devastación del campo. México ahora tiene una dependencia alimenticia de los EEUU, los campesinos en la mísera han desarrollado movilizaciones bajo el lema del campo no aguanta más. Cuando los imperialistas lo quieren, para mantener su tasa de beneficios, recurren a medidas proteccionistas y cierran las fronteras a los productos mexicanos. La clase obrera, sobre todo en las maquilas trabaja en condiciones inhumanas, miles de mexicanos emigran a EEUU sin que halla muro que los detenga huyendo del hambre provocada por el sistema capitalista pero incrementada brutalmente por la aplicación del TLC. Esta es la realidad del libre mercado que siempre esta en beneficio del imperialismo y que ahora empiezan a sufrir el resto de los países de Centroamérica y al cual se han opuesto dignamente los trabajadores costarricenses.

Fraude electoral

Poco antes de que se realizara el referéndum la BBC mundo publicaba en su portal de Internet: "A solo cuatro días del referéndum, una encuesta divulgada por el diario La Nación dio al "No" una sorprendente ventaja de 12 puntos -55% a 43%- que parece difícilmente reversible, cuando quedaba sólo un día de campaña".

Mas adelante la nota continúa:

"Alberto Trejos, ex ministro de comercio de Costa Rica, es uno de los partidarios del tratado. Una enorme resistencia, que aglutina a los más diversos sectores políticos y sociales, se ha ido forjando en el país.

""La coalición que tenemos en contra es formidable: universidades, iglesia, sindicatos, grupos ambientalistas, etc. Y del otro lado, a favor del TLC, sólo están el gobierno y, a medias, los grandes empresarios".

""Así no hay manera de ganar", decía un memorando que el entonces vicepresidente de la República, Kevin Casas, y el diputado Fernando Sánchez, primo del presidente, le enviaron el pasado 29 de julio, con propuestas para reactivar la campaña del "Sí"".

 "Ese memorando acabó haciéndose público y, por la naturaleza de sus proposiciones, causó enorme escándalo en el país, obligando al vicepresidente a renunciar y poniendo a la defensiva al gobierno".

"Entre muchas otras cosas, recomendaba "estimular el miedo", entre los electores, en particular el miedo a la pérdida del empleo, si ganaba el "No"".

Con un 96.31 de avance en el conteo los resultados fueron 51.58% a favor del "Si" y el 48.42% por el "No" con una participación de casi el 60% del padron. Varias organizaciones sindicales han rechazado los resultados, de igual forma en la Asamblea Popular celebrada en la UCR el 13 de octubre pasado declaró: "Rechazar el resultado del referendo que fue alcanzado ilegítimamente y en condiciones de violación de las normas democráticas básicas de equidad, transparencia, libertad y justicia".

El TLC es un tema clave para la burguesía como para dejar su decisión a las masas. La burguesía utilizó todo su aparato para derrotar al movimiento por el "No", amenazando a sus trabajadores con despidos si no votaban por el "Sí", utilizando todo el espacio disponible en los medios de comunicación para hacer campaña por el "Sí", el propio presidente Oscar Arias era el principal impulsor de esta campaña mientras que por otro lado al magisterio se le prohibió llevar distintivos externos a favor del "No", hubo declaraciones de Washinton para promocionar el TLC aun cuando había terminado el tiempo de campaña y mientras tanto a los representantes internacionales que provenían del movimiento social se les prohibió ser observadores internacionales.

Aun a pesar de que el conteo de las papeletas fuera correcto no elimina lo escandaloso del fraude. Hay quien se indigna naturalmente por la antidemocracia del proceso pero no hay error. La democracia burguesa funciona así, los trabajadores pueden elegir siempre y cuando sea por los candidatos y los intereses de la burguesía, cuando estos se ponen en riesgo el Estado en su conjunto, que es un instrumento de la clase en el poder, se convierte en el aparato del fraude electoral, fue justo lo que ocurrió en México en las elecciones presidenciales pasadas.

Una escuela de aprendizaje de las masas

La clase obrera no aprende de libros, sino de la dura experiencia de la vida. Todo este proceso ha sido una gran escuela. La democracia burguesa ha mostrado su verdadero rostro. Los tribunales, el parlamento, el presidente, la prensa burguesa, etc. son enemigos de nuestros intereses, son instrumentos que protegen los intereses de la oligarquía y el imperialismo. Un sector del movimiento creyó que por la vía institucional se podía llegar a un acuerdo amistoso que beneficiara a todos pero han chocado contra un sólido muro. No podemos pedirle al tigre que no nos coma y se vuelva vegetariano, al TLC se le derrotara en la lucha en las calles, en los barrios, en las universidades y en las fábricas o no se le derrotará.

La propia vía del referéndum es un ejemplo de ello, la constitución Costarricense la contempla, quienes la impulsaron creían con esto ganar tiempo, poder concientizar a la población juntando firmas por todo el país pero la propuesta del Referéndum fue retomada por el gobierno y la impulsó de inmediato, sin dar tiempo al movimiento del "No" de prepararse. La burguesía y los reformistas de derecha trasladaron el movimiento de las calles a un espacio más seguro, para finalmente descarrilar y terminar con la lucha callejera, no es nada seguro que hallan cumplido con este segundo objetivo.

Lo que han provocado es una critica muy dura de las masas a todas las instituciones de la burguesía al desilusionarse y perder confianza en el Estado burgués. La lucha de clases busca caminos para expresarse, el combate al TLC muestra la gran frustración y descontento de las masas empobrecidas de Costa Rica.

En enero de 2003 cuando se da la primera ronda de negociaciones había una movilización de 1500 personas, el 30 de septiembre pasado se dio una impresionante manifestación con 200 mil personas en las calles luchando contra el TLC, una de las más grades de la historia, esto es verdaderamente impresionante para un país de apenas 4 millones de habitantes.

El movimiento obrero ha tomado partido contra el TLC, las marchas del 1º de mayo han sido más militantes y numerosas en los últimos años usando como eje central la lucha contra el TLC. El fraudulento triunfo del "Si" en el referéndum no detendrá un proceso de polarización e incremento en la lucha de clases en Costa Rica, aunque este no se dará de manera lineal.

La clase obrera y la lucha contra el TLC

Los marxistas luchamos contra el TLC en Costa Rica, dentro de este movimiento nos posicionamos con el ala de izquierdas que ha pugnado por la lucha en las calles y la ha priorizado. Los trabajadores no podemos jugar un papel marginal, estamos a favor de una alianza con la pequeña burguesía y demás sectores y clases oprimidas por el sistema capitalista, pero en esta lucha debemos levantar nuestras propias demandas, participar con nuestros propios métodos y nuestras propias organizaciones.

El movimiento del "No" ha probado infinidad de métodos de lucha, ha quedado claro que es con la lucha de masas como debemos derrotar al TLC, hay muchos intereses en juego y la burguesía no dará marcha atrás de manera sencilla, incluso la movilización del 30 de septiembre no fue capaz de echar abajo el Tratado. Una de las razones importantes por la cual las masas se oponen al TLC es para defender la telefonía que es la más barata de la región. En el año 2000 se aprobó su privatización, la clase obrera respondió realizando huelgas, tomando puertos, es decir paralizando gran parte de la producción y aun cuando ya se había aprobado la privatización de la telefonía esta se pudo echar abajo. Este es el camino a seguir.

En una asamblea popular citada una semana después del referéndum en la UCR con una numerosa asistencia y gran ambiente de combatividad, se aprobó desconocer los resultados y hacer un llamado a continuar la lucha por la derrota de la Agenda de implementación con movilización y organización popular. En esa misma reunión se aprobó: "Llamar a la preparación de una huelga nacional de brazos caídos en el momento oportuno". Desde nuestro punto de vista la realización de una huelga nacional se debe empezar a preparar desde ahora, hay que repetir la experiencia del 2000, por eso el llamado debe ser claro, repetir la experiencia contra el Combo-ICE iniciando con la realización de una huelga general de 24 horas para echar abajo el TLC.

Se deben fortalecer y extender los comités en cada cantón, barrio, facultad y centro de trabajo, que deben elegir a representantes que se coordinen de manera regional y nacional. Algunos de estos ya se han formado para enfrentar la batalla en el referéndum, como lo son los comités patrióticos, su función ahora será informar, organizar y movilizar a la clase obrera, la juventud y demás sectores oprimidos del campo y la ciudad, evitando la implementación del TLC, combatiendo sus consecuencias y luchando por una mejor vida para el pueblo costarricense que implica reivindicar demandas para como mejor y mayor vivienda, educación, recreación, tierras, trabajo digno, etc.

Las masas luchan contra el TLC porque ya están hartas de vivir en carne propia los males del capitalismo, su aplicación profundizará la miseria pero aun deteniendo su aplicación esto no significará resolver los problemas de las masas. América Latina es un paraíso y la burguesía la ha convertido en un infierno. El TLC busca derrumbar barreras para permitir un mayor saqueo y explotación. El presidente Oscar Arias minimamente a echo una declaración cierta. En su discurso televisivo cuando ya se sabían los resultados del referéndum aun cuando maquilla las cifras de pobreza no puede ocultar que:

"El TLC no es lo que nos tiene divididos, lo que nos tiene divididos es la pobreza en que viven 900 mil costarricenses, la falta de empleo para la juventud, la violencia que siembra desconfianza en todas nuestras comunidades".

Lo que Arias no dice es que el TLC profundizará estos problemas y que no se eliminará la pobreza mientras vivamos bajo el actual sistema capitalista. Los marxistas luchamos por un sistema equitativo, igualitario y auténticamente democrático llamado socialismo, es fundamental que las fuerzas del autentico marxismo participen de manera organizada en Costa Rica, generando una organización sólida de jóvenes y trabajadores. Nosotros no le impondremos nuestras ideas al movimiento, las defenderemos en cada asamblea y espacio de lucha, aspiramos a través de un trabajo paciente convencer a la mayoría del movimiento a nuestras ideas orientándonos fuertemente a los sindicatos y la juventud para sentar las bases de un partido revolucionario que a diferencia de los que existen actualmente, sea un instrumento real en la lucha por los derechos de los jóvenes y trabajadores del campo y la ciudad, defendiendo nuestras reivindicaciones inmediatas como parte de una lucha por construir una Costa Rica y una Centroamérica socialista. Invitamos a los jóvenes y trabajadores de Costa Rica y Centroamérica a contactar con nosotros y sumarse a esta digna tarea que es la de la emancipación total del ser humano.

El Salvador, 19 de octubre de 2007